Japón

  • Extemsión: 377.962 km² km².
  • Población: 128.830.000 millones de habitantes.
  • Densidad: 343 hab./km2
  • Religión: Budismo y Sintoísmo
  • Idioma: Japonés, el Ainu y la familia de lenguas Ryukyuenses

Datos y cifras:

Nombre oficial: Estado de Japón

Población: 128.830 millones (febrero de 2017) es el décimo país más habitado después de Rusia y delante de México.

Archipiélago: Archipiélago está formado por 6.852 islas. Las principales son Hokkaido, Honshu, Shikoku, Kyushu y Okinawa. Sin fronteras terrestres con otros países, Japón está ubicado entre el Océano Pacífico y el mar de Japón, al este de China, Rusia y la península de Corea.

Japón está situado en una zona joven de frecuentes movimientos tectónicos, en la confluencia de dos placas tectónicas oceánicas (del Pacífico y Filipina) y dos continentales (Euroasiática y Norteamericana), lo que ha generado un relieve físico lleno de ondulaciones, con zonas montañosas y de colinas que ocupan aproximadamente tres cuartas partes de su superficie. Las montañas son en general jóvenes y empinadas, rodeadas de barrancos y valles profundos y estrechos.

Sus cadenas montañosas principales se sitúan en el norte (sierra de Ishikari en Hokkaido) y el centro; este de Honshu (Alpes japoneses). El pico más alto, en el centro oeste de Honshu es el volcán Fuji, de 3.776 m de altura. En el país hay en la actualidad 118 volcanes activos.

Densidad: 343 habitantes por km²

Capital del estado: Tokio (9 millones). Zona metropolitana: 37 millones de hab.
Otras ciudades principales: Yokohama (3.7 millones), Osaka (2.67 millones); Nagoya (2. 26 millones), Sapporo (1.91 millones), Kobe (1.5 millones), Kioto (1.5 millones), Fukuoka (1.4 millones).

Política del país: El gobierno es descentralizado. Se puede distinguir:

  • El gobierno central: Japón es una monarquía constitucional parlamentaria,​ en la cual las personas mayores de 20 años pueden votar en sufragio universal. Los miembros del Parlamento y éstos, a su vez, votan a un primer ministro de entre uno de ellos. El tiempo que un primer ministro permanece en su cargo depende de por cuánto tiempo pueda mantener el apoyo de la mayoría del parlamento, pudiendo durar muchos años o tan solo unos meses. A diferencia de otras democracias, como los Estados Unidos o el Reino Unido, donde coexisten dos partidos fuertes que se alternan en el poder, Japón tuvo hasta las elecciones de 2009 un partido dominante (el Partido Liberal Democrático) que coexistió con otros partidos menores sin opciones reales de proponer a un primer ministro propio. Esta situación parece haber cambiado tras los últimos sufragios de 2009, en los cuales el Partido Democrático ha obtenido escaños suficientes como para provocar una alternancia de poder.
  • El gobierno local: Los gobernantes de cada prefectura son elegidos por el pueblo, pero su independencia está limitada por el presupuesto anual que el gobierno central destina a cada prefectura.

Sistema legal: Basado en el sistema legal alemán; también refleja influencias anglo-americanas y tradiciones japonesas. La revisión judicial de actos legislativos se realiza en la corte suprema.

Organización administrativa: Japón está dividido en 47 prefecturas agrupadas en 8 regiones, cada una de ellas gobernada por un gobernador, poder legislativo, y burocracia administrativa elegidos. Cada prefectura se divide en ciudades, pueblos y aldeas

Algunos indicadores sociales:

  • Índice Gini: 0.321 (Fuente: WordBankGroup 2015)
  • Esperanza de vida al nacer (años): 83.844, (WBG 2015)
  • Renta per cápita (PPA): 34.780 dólares (2016) (Fuente: FMI)
  • Tasa de natalidad: 8.07 nacimientos / 1.000 hab. (Estimación 2014)
 
Idioma: Japonés, el ainu y la familia de lenguas ryukyuenses.

Moneda: Yen (円; símbolo monetario: ¥, ISO: JPY). Como es común en la numeración japonesa, las cantidades grandes del yen se cuentan en múltiplos de 10.000. 1 EUR =131.805 JPY.

Religión: Los japoneses incorporan los rasgos de muchas religiones en sus vidas diarias en un proceso conocido como sincretismo.

El budismo es la religión mayoritaria; el sintoísmo fue religión oficial del país hasta el siglo VII y actualmente es la segunda religión en número de seguidores. Debido a la influencia histórica de China, también hay confucianos, taoístas, etc. El cristianismo, aunque su práctica es minoritaria, está presente principalmente en sus formas de catolicismo y protestantismo.

Además de sus religiones, las supersticiones japonesas están bastante extendidas en Japón y son utilizadas para enseñar lecciones prácticas sobre diferentes aspectos de la vida.

Demografía: La población japonesa es cultural y lingüísticamente bastante homogénea, los porcentajes según el censo japonés de 2013 son: 99.4% japoneses y 0.6% otros, en su mayoría coreanos, algunos chinos, vietnamitas y nativos japoneses. Los ainu, ryukyuenses y hisabetsu buraku constituyen los grupos minoritarios nativos de Japón.

Japón posee cerca de 200.000 residentes de Europa (incluyendo la creciente presencia de europeos orientales y rusos a finales de los años 1980 y años 1990 que vinieron a obtener permisos de trabajo en Japón) y norteamericanos nacionalizados, en su mayoría residentes temporales y un pequeño grupo de ciudadanos naturalizados. Japón posee una población relativamente pequeña de inmigrantes chinos, filipinos, indonesios, tailandeses y vietnamitas, la mayoría de los cuales llegaron en los años 1970, y que llegó a su punto máximo en los años 1980 y 1990. La tasa de inmigrantes asiáticos, aunque pequeña en número comparada con la de inmigrantes asiáticos en Europa o Estados Unidos, se mantiene constante al presente. En los años 1990 y a principios del siglo XXI, los diplomáticos japoneses firmaron tratados con países de subcontinente indio para obtener aproximadamente 50.000 trabajadores temporales provenientes de sitios como Bangladés, Irán, Afganistán, Pakistán e India para que trabajasen en Japón. De forma similar, se firmaron tratados con países de América Latina para recibir trabajadores invitados de países como Brasil, Ecuador, México y Perú.

Geografía: Japón es un archipiélago estratovolcánico compuesto por 374.744 km² de islas y 3.091 km² de agua y conformado por más de seis mil islas que se extienden a lo largo de la costa asiática este del océano Pacífico y en los archipiélagos de Ryukyu, Izu y Ogasawara.​​ El país está ubicado al noreste de China y de Taiwán (separado por el mar de China Oriental), levemente al este de Corea (separado por el mar del Japón) y al sur de Siberia, Rusia. Las cuatro islas principales, de norte a sur, son Hokkaidō, Honshu, Shikoku y Kyushu. La isla de Okinawa (600 km al sudoeste de Kyushu) les sigue en magnitud. Cerca del 73 % del país es montañoso, cada isla cuenta con su cadena montañosa. La montaña más alta es el Monte Fuji (Fujisan), de 3.776 m de altura y le sigue Kitadake, con 3.193 m de altura. Debido a que existe tan poco terreno llano en Japón, muchas colinas y laderas son aprovechadas en su totalidad para el cultivo. Como se encuentra situada en una zona de mucha actividad volcánica resultan frecuentes temblores de pequeña magnitud y actividad volcánica ocasional. Terremotos destructivos ocurren varias veces cada siglo, resultando a menudo en tsunamis.

Es un país lluvioso y con una alta humedad,​ posee un clima templado con cuatro estaciones diferentes bien definidas, gracias a la distancia a la que se encuentra respecto del ecuador. De todas formas el clima del norte es ligeramente frío templado (Hokkaidō) con veranos templados y grandes nevadas en invierno. El centro del país es caliente, veranos húmedos e inviernos cortos. En el sur ligeramente subtropical (Kyūshū) con veranos largos, calientes y húmedos e inviernos cortos y suaves. El clima a veces es afectado por los vientos estacionales producidos por los centros ciclónicos y anticiclónicos que se forman en el continente y en el Pacífico (anticiclón o ciclón hawaiano),​ generando vientos desde el continente hacia el Pacífico en invierno y del Pacífico al continente en verano.

Los ríos de Japón suelen ser rápidos y abruptos, sólo unos pocos son navegables y la mayoría suelen tener menos de 300 kilómetros de largo. A pesar de esto, Japón logra aprovechar estos ríos para producir energía hidroeléctrica, aunque este recurso se encuentra explotado casi hasta su capacidad. El río más largo del territorio es el Shinano, el cual nace en la prefectura de Nagano hasta la prefectura de Niigata donde desemboca en el mar del Japón, pero solo tiene 367 kilómetros de largo. La mayor reserva de agua se encuentra en el lago Biwa al noreste de Kioto.

La extensión de la costa navegable especialmente en el mar de Seto, compensa la falta de ríos navegables. La costa pacífica del sur de Tokio tiene la característica de ser larga y de aumentar su profundidad de forma muy gradual debido a la sedimentación.

Relaciones exteriores e instituciones internacionales: Japón forma parte de las principales estructuras multilaterales de cooperación internacional; es miembro de la Organización de Naciones Unidas y de los distintos fondos y programas (UNICEF, UNCTAD, PNUD, ACNUR, PNUMA, etc.), institutos (UNICRI, UNITAR, etc.), comisiones, agencias especializadas (OIT, FAO, OMS, UNESCO) etc. que componen el sistema. Aspira a convertirse en miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El 15 de octubre de 2015 Japón fue elegido miembro no permanente del Consejo de Seguridad para el bienio 2016-2017. Japón forma parte asimismo de las principales organizaciones internacionales de ámbito económico financiero, energético, etc. Es miembro de la OCDE, del Club de Paris, del G-7, G-8, G-20 y mantiene una relación institucionalizada de asociado con la OSCE. En Asia, es miembro de APEC, tiene un diálogo institucionalizado con ASEAN y estatuto de observador en la SAARC (Asociación de Cooperación Regional de Asia del Sur).

Sus relaciones exteriores vienen marcadas por el binomio economía y seguridad.

Japón mantiene relaciones con sus vecinos continentales marcadas en parte por la historia, por las preocupaciones de seguridad y por la dinámica dimensión económica, que ha hecho posible, en las últimas décadas el surgimiento de Asia Oriental como nuevo motor del crecimiento y el desarrollo económico en el mundo. La relación con China se define como una “relación mutuamente beneficiosa basada en intereses estratégicos comunes”, aunque no exenta de fricciones y conflictos. En ella, la dimensión económica y comercial es fundamental, siendo China en la actualidad, el principal socio económico y comercial de Japón.

Con Rusia, Japón mantiene un diferendo territorial sobre los territorios del norte, cuatro islas del archipiélago de las Kuriles ocupadas por Rusia al final de la II Guerra Mundial. Las relaciones económicas y de inversiones son sin embargo intensas y tienen importantes ámbitos (energético, recursos marinos) de posible expansión.

En asuntos globales, Japón mantiene posiciones favorables al arreglo pacífico y acorde a derecho de controversias, la no proliferación nuclear, la libertad de navegación y la salvaguardia del libre comercio. En la crisis económica y financiera global, favorece soluciones que preserven la libertad de comercio y de inversiones y ha apoyado los esfuerzos internacionales para la estabilización de la crisis de la deuda en Europa. En materia de derechos humanos, mantiene la pena de muerte, lo que es motivo de discrepancia con la UE y con otros países.

Información relevante sobre el país

Evolución del PIB, desempleo e inflación:

  2015 2016 2017 2018
PIB % variación 1,2 1,0  1,2 0,6
Desempleo % 3,6 3,4 3,1 3,1
Inflación % 0,8 -0,1 1,0 0,6

Contribución al PIB por sectores en %:

  • Industria 27,4%
  • Servicios 71,7%
  • Construcción 5,6%
  • Agricultura 1,22%

La economía de Japón

Japón, la tercera potencia económica mundial, está muy expuesto a la situación económica mundial debido a su fuerte dependencia de las exportaciones. Esta vulnerabilidad ha sido visible en los últimos años, cuando la economía japonesa ha experimentado episodios de recesión provocados por la desaceleración económica mundial. Los desastres naturales han agravado esta tendencia. En 2016, el crecimiento se mantuvo débil, impulsado sobre todo por el consumo y el comercio exterior. Esta dinámica debiera prolongarse en 2017 de la mano de exportaciones fuertes y el consumo en los hogares.

En 2016 las reformas económicas del primer ministro Shinzo Abe, se hicieron visibles. A pesar de un plan de reactivación presupuestaria, la flexibilización monetaria y una reforma estructural, el crecimiento siguió siendo bajo y la deuda pública muy elevada (240% del PIB). En agosto de 2016, el gobierno introdujo un nuevo plan de reactivación, pero los riesgos de deflación limitan su potencial. El Banco de Japón (BOJ) sin embargo aplicó tasas de interés negativas en enero de 2016. A finales del año, el BOJ postergó de un año, es decir para 2018, el objetivo de 2% de inflación. En 2016, la tasa de inflación fue ligeramente negativa. Además, el déficit público permaneció alto, con el alza del gasto social. Un alza del IVA, prevista para 2018, fue postergada para 2019 a pesar de la insuficiencia de los ingresos públicos. El gobierno busca alcanzar un superávit primario de aquí a 2020. Japón buscó acelerar la implementación de reformas estructurales en 2016, sobre todo en el sector agrícola. Más aún, se ha puesto el acento en la ratificación del Acuerdo Transpacífico (TPP). Este acuerdo de libre comercio busca armonizar las normas y reducir los aranceles para contrarrestar la influencia de China. Sin embargo, el futuro del TPP es incierto, ya que el recién electo presidente de de los EEUU decidió retirar esta asociación además de exigir que Japón asuma una parte de los costos relacionados con la presencia de fuerzas americanas en el país.

Para 2017, Japón debiera verse beneficiado por una mejor salud económica de sus socios comerciales. Asimismo, el objetivo comercial de recibir 20 millones de turistas cada año de aquí a 2020 podría ser alcanzado con mayor rapidez, en especial gracias a los visitantes chinos.

A futuro, la consolidación presupuestaria se mantendrá como un tema clave para el país, que intenta mantener su deuda bajo control. El envejecimiento de la población y las tensiones políticas con China y Corea del Sur son temas que Japón también deberá resolver en los próximos años.

Japón cuenta con pocos recursos naturales (algunos yacimientos de oro, magnesio, carbón y plata), y por lo mismo depende del exterior para abastecerse en materias primas y recursos energéticos. Debido a su gran extensión marítima, el país es uno de los productores más importantes de productos de pesca. Sólo 15% de la superficie japonesa es apta para el cultivo. El té y el arroz son las dos cosechas más importantes del país. El sector agrícola como tal está altamente subsidiado y protegido. La agricultura contribuye de forma marginal al PIB (1,2%) y emplea a menos de 4% de la población activa.

El sector industrial está muy diversificado, y cubre desde productos de base (acero, papel) hasta productos de alta tecnología. Japón domina sectores como el automotriz, la robótica, la biotecnología, la nanotecnología y las energías renovables. Japón es el segundo mayor productor de vehículos y barcos.

El sector servicios representa más de 70% del PIB y emplea a cerca de 70% de la población activa. El sector turístico está en pleno auge ya que el número de turistas alcanzó 24 millones en 2016, es decir, el doble de 2014.

El sector exterior

Los intercambios comerciales bilaterales han experimentado una transformación notable en los últimos años. En el ámbito de las mercancías, las exportaciones de productos no energéticos aumentaron en 2016 por séptimo año consecutivo, alcanzando los 2.399 millones € (máximo valor de la serie histórica) y doblando prácticamente su valor respecto a 2009 (1.212 millones €). Las exportaciones de productos energéticos han registrado una evolución diferente, muy ligada a la situación creada tras el maremoto y el accidente de la central nuclear de Fukushima en marzo de 2011.

En los quince años anteriores a los desastres citados, su valor medio anual se había limitado a aprox 7 millones €. De 2011 a 2014 se registró un importante crecimiento de las re-exportaciones españolas de gas natural licuado (GNL) y, en menor medida, de otros aceites combustibles, que llegaron a alcanzar los 547 millones € anuales.

Por una parte, Japón se encontró con la necesidad de sustituir la electricidad que se generaba con reactores nucleares por la producida con otras tecnologías. Por otro lado, la menor demanda en España y la diferencia de precios registrada en esos años entre los mercados de gas asiáticos y los europeos, incentivaron las re-exportaciones. La recuperación de la demanda interna en nuestro país y la alineación de los precios del GNL en Asia y Europa originaron una drástica reducción de estos flujos en 2015 y su práctica desaparición en 2016, año en el que su valor fue de 6 millones €.

Las importaciones españolas procedentes de Japón alcanzaron en 2016 los 3.639 millones €.

En 2016, los principales socios de las exportaciones de Japón son Estados Unidos, China, Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong. Sus principales proveedores son China, Estados Unidos, Australia, Taiwán y Corea del Sur. Japón exporta esencialmente vehículos y material informático, e importa sobre todo hidrocarburos y otros productos petroleros.

Respecto al empleo

La tasa de desempleo en Japón recogida en Septiembre de 2017 fue del 2.8%, remontando de los datos registrados en 2010 tras el desastre de Fukushima que recogían un 5.1% de paro en el país. (Fuentes: datosmacro.com - Sept 2017 y Dic 2010)

Según el informe de la CNN, Japón tiene ahora 1,48 puestos de trabajo por cada solicitante. Ese es el número más alto desde 1974, cuando el crecimiento rápido impulsó la proporción a 1,53. También supera el pico de escasez de mano de obra alcanzado por Japón durante sus años de burbuja económica a principios de los años noventa.

Transporte

Carreteras

Las autopistas,  Kosoku Doro, o Jidoshado,  están indicadas en verde y son de pago. Las carreteras nacionales, o Kokudo, están indicadas en azul y van seguidas de un número de 2 o 3 cifras. Se trata de carreteras importantes, pero, a diferencia de las autopistas, no son de pago.

Existen también categorías intermedias que se construyen con las normas de las autopistas pero son carreteras nacionales. Se les llama « carreteras nacionales reservadas para los vehículos motorizados » y están indicadas con un panel redondo azul en el que aparece dibujado un coche.

Estas carreteras pueden ser de pago o no. A menudo se les llama “highway”, “drive way”, “skyline”, etc. Sirven para conectar lugares importantes.

Las carreteras de peaje son también muy habituales. Comunican algunos lugares turísticos o naturales, son túneles o carreteras de rodeo.
Las grandes ciudades como Tokyo, Osaka o Nagoya cuentan con autopistas urbanas, o Toshi Kosokudoro. Por lo general, son elevadas para solucionar la falta de espacio y se pagan según un sistema de tarifa fija, es decir, el precio es el mismo independientemente de la distancia recorrida. No obstante, las autopistas urbanas de Tokyo y Osaka prevén el cambio por una tarifa basada en la distancia.

Transporte Ferroviario

Los servicios de pasajeros comenzaron en 1872, con una locomotora de vapor que conectaba la estación de Shimbashi, en Tokio, con la cercana ciudad de Yokohama, dando de esta manera el primer paso en lo que llegaría a convertirse en una red ferroviaria que cubriría toda la nación.

Se tardó 17 años más en conectar por ferrocarril las principales ciudades a lo largo de la antigua ruta de Tokaido (ruta marítima oriental), y en julio de 1889 se podía viajar todo el trayecto desde Tokio a Kobe en tren. Un solo tren al día hacía el recorrido de 589,5 kilómetros (366,3 millas) en unas 20 horas. Rapidez y eficiencia por medio del avance tecnológico La sucesiva adopción de trenes diesel y eléctricos redujo el tiempo en esta transitada ruta a menos de 7 horas, y el Shinkansen (tren bala) finalmente lo acortó a menos de 4 horas.

La distancia total de la operación del ferrocarril, incluyendo los ferrocarriles privados y JR (ferrocarriles japoneses) fue 27.929 kilómetros. Ha transportado un total de 24 mil millones de pasajeros (estadísticas de 2015).

Transporte Aéreo

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta 1951, el Gobierno japonés fue desposeído de su potestad para autorizar líneas aéreas de pasajeros por SCAP (Comandancia Suprema de las Potencias Aliadas). Por lo tanto, las líneas aéreas internacionales y nacionales no comenzaron a funcionar hasta 1953.

En la actualidad existen unos 100 aeropuertos en todo el país, de los cuales el Aeropuerto Internacional de Tokio, llamado comúnmente Aeropuerto de Haneda, acoge el mayor número de pasajeros en Japón. Este aeropuerto se inauguró en 1931 y fue el primer aeropuerto comercial de Japón. Se utilizó como aeropuerto tanto para vuelos nacionales como internacionales hasta 1978, fecha de inauguración del Nuevo Aeropuerto Internacional de Tokio en Narita.

Desde ese momento el aeropuerto de Haneda pasó a utilizarse principalmente para vuelos interiores, pero en 2010 se abrió una cuarta pista y empezó a ofrecer vuelos a destinos internacionales, y no sólo a ciudades de Asia como Seúl, Shanghái y Hong Kong, sino también a principales ciudades de Europa y Estados Unidos de América, como Los Ángeles, Nueva York y París. El Aeropuerto de Haneda también empezó a operar 24 horas al día en octubre de 2010.

El Nuevo Aeropuerto Internacional de Tokio, también conocido como Aeropuerto de Narita, está situado a unos 66 kilómetros (41 millas) al este de Tokio. Desde su entrada en funcionamiento en 1978, el Aeropuerto de Narita ha sido el punto de embarque de muchos pasajeros internacionales. El número de vuelos que operan en este aeropuerto ha aumentado después de la ampliación de una pista en 2009. Y el desplazamiento hacia al aeropuerto es cada vez más cómodo, ya que el nuevo tren Sky Access hace posible viajar de Narita al centro de Tokio en tan solo 36 minutos. El Aeropuerto Internacional de Osaka es comúnmente llamado Aeropuerto de Itami. Por él pasaban la mayoría de los vuelos nacionales e internacionales en la región de Kansai hasta la inauguración del Aeropuerto Internacional de Kansai, en septiembre de 1994. Actualmente se usa principalmente para vuelos nacionales.

El Aeropuerto Internacional de Kansai se encuentra en una isla artificial en la bahía de Osaka. Además de facilitar la ampliación de los servicios y el acceso a un número mayor de aerolíneas internacionales, este aeropuerto es el primero en Japón que se encuentra en funcionamiento las 24 horas del día. Registró un total de aproximadamente 169.304 operaciones de aterrizajes y despegues en 2015. El aeropuerto está equipado con tecnología de vanguardia, como un sistema que desconecta automáticamente al aire acondicionado cuando no hay viajeros en el edificio, así como un sistema de elevación que calibra los cimientos del edificio y posteriormente realiza ajustes de altura para evitar un asentamiento desigual.

El Aeropuerto Internacional Centrair de Chubu se inauguró en febrero de 2005. Situado en una isla artificial en la bahía de Ise, es el principal aeropuerto de la ciudad de Nagoya. El aeropuerto está diseñado para que todo el mundo pueda utilizarlo fácilmente, independientemente de la edad o limitaciones físicas, e incorpora elementos de diseño universal que permiten a los viajeros desplazarse del andén del tren a las terminales de llegada o salida sin cambiar de planta. En 2012, las compañías aéreas de bajo costo, que hasta ese momento llevaban a cabo vuelos internacionales, comenzaron a efectuar vuelos nacionales.

Transporte Marítimo

Para aumentar la competitividad de los puertos de Japón, seis puertos (Tokio, Yokohama, Nagoya, Yokkaichi, Osaka, y Kobe) fueron nombrados “puertos super-hub” en 2005. Además, se están llevando a cabo acciones para mejorar los servicios y reducir costes, equipando a su vez a los puertos con terminales de contenedores e innovadores sistemas logísticos. Los puertos japoneses tienen también en cuenta medidas medioambientales, y 22 de ellos han sido nombrados “puertos de reciclaje” con el objetivo de trasladar eficientemente recursos reciclables mediante buques de transporte de gran capacidad que tengan un bajo impacto en el medio ambiente en 2011. Estos puertos han hecho posible, de manera integrada, poder recibir materiales reciclados, procesarlos y eliminar los residuos. Nueve puertos de Japón, como los de Kagoshima y Beppu han sido dotados de terminales de pasajeros para atraer más líneas de cruceros internacionales.

Industria

El caso de Japón es único en el mundo, ya que en el lapso de diez años pasó de ser un país feudal y agrario en una de las principales potencias capitalistas del mundo. Esto es lo que se llamó la Revolución Meiji (1868). Japón posee escasos recursos naturales y energéticos. Sin embargo a pesar de carecer de materias primas, Japón es el segundo país más industrializado del mundo después de Estados Unidos.

Las principales industrias de Japón son la de automóviles y la electrónica. Su éxito industrial se basa en el uso de altas tecnologías, destinando gran parte de sus beneficios al I+D. Otra de las razones de su éxito es una mano de obra abundante –Japón cuenta con casi 130 millones de personas-, cualificada y disciplinada. Las grandes empresas que controlan las industrias son grandes monopolios (keiretsu) concentrados en unas pocas familias.

Japón produce toda la maquinaria de uso industrial que una planta o fábrica de casi cualquier tipo pueda llegar a necesitar. No sólo eso: también son de las mejores, rivalizando sólo con la que se produce en Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

Desde vehículos de uso pesado como montacargas y grandes componentes como refacciones industriales, hasta tubería, tornillos y, por supuesto, las herramientas necesarias para operar y reparar todo lo anterior.

La producción industrial en Japón creció un 0,5 % en octubre con respecto a septiembre, según informes del gobierno japonés. Las industrias que más contribuyeron al avance de octubre fueron la de maquinaria eléctrica, la de equipamiento de transporte y la de maquinaria de uso general.

Energía

Tras el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo de 2011 que provocaron el accidente nuclear de Fukushima, se procedió a una parada temporal de todas las centrales nucleares y cambió de signo el sentimiento popular hacia una energía que se había promovido como totalmente segura.

Japón importa prácticamente la totalidad de los combustibles fósiles que produce. La escasez de minerales y energía de Japón ha influido decisivamente en su política económica durante la mayor parte de su historia contemporánea. Durante años, gran parte del suministro eléctrico del archipiélago japonés procedió de la energía nuclear y, junto con Francia y Alemania, Japón se convirtió en paradigma de su uso como una de sus principales fuentes de energía primaria.

Sin embargo, tras el “triple desastre” (así denominado por la confluencia de terremoto, tsunami y accidente nuclear) y debido a la parada en frío de los reactores nucleares, el gobierno japonés ha tenido que recurrir a los combustibles fósiles para satisfacer su demanda energética a corto y medio plazo.

Ciencia y Tecnología

La cooperación internacional en ciencia y tecnología Japón fomenta el intercambio de información, de personal y las actividades conjuntas de investigación en una variedad de campos, incluyendo la energía nuclear, la tecnología espacial, las ciencias del mar, las ciencias biológicas y la protección medioambiental.

Japón ha concluido acuerdos bilaterales de cooperación en I+D de ciencia y tecnología con alrededor de 30 países, así como acuerdos de cooperación para el desarrollo de la utilización pacífica de la energía nuclear con 6 países.

También ha establecido acuerdos bilaterales cubriendo campos tales como la protección medioambiental y la investigación espacial con un cierto número de países. Japón aporta financiación y personal para las operaciones de varias organizaciones internacionales, especialmente para aquellas dedicadas a tomar medidas para solucionar problemas globales. Entre las destinatarias se encuentran la Agencia Internacional de Energía Atómica, los comités del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas y APEC. El Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología y la Sociedad Japonesa para la Promoción de las Ciencias fomentan intercambios de personal de investigación a nivel internacional y desempeñan un papel central invitando investigadores extranjeros a Japón y enviando al extranjero personal de investigación japonés, particularmente investigadores jóvenes. 

Relaciones Económicas con España

Los intercambios comerciales bilaterales han experimentado una transformación notable en los últimos años. En el ámbito de las mercancías, las exportaciones de productos no energéticos aumentaron en 2016 por séptimo año consecutivo, alcanzando los 2.399 millones € (máximo valor de la serie histórica) y doblando prácticamente su valor respecto a 2009 (1.212 millones €). Las exportaciones de productos energéticos han registrado una evolución diferente, muy ligada a la situación creada tras el maremoto y el accidente de la central nuclear de Fukushima en marzo de 2011. En los quince años anteriores a los desastres citados, su valor medio anual se había limitado a aprox. 7 millones €.

Por una parte, Japón se encontró con la necesidad de sustituir la electricidad que se generaba con reactores nucleares por la producida con otras tecnologías. Por otro lado, la menor demanda en España y la diferencia de precios registrada en esos años entre los mercados de gas asiáticos y los europeos, incentivaron las re-exportaciones. La recuperación de la demanda interna en nuestro país y la alineación de los precios del GNL en Asia y Europa originaron una drástica reducción de estos flujos en 2015 y su práctica desaparición en 2016, año en el que su valor fue de 6 millones €.

Las importaciones españolas procedentes de Japón alcanzaron en 2007 su máximo valor, 6.082 millones € y se redujeron progresivamente hasta llegar a los 2.437 millones € en 2013. Desde entonces se han recuperado solo parcialmente registrando en 2016 los 3.639 millones €.

Japón como País y destino

El turismo en Japón es considerado el mejor de Asia y cuarto a nivel global según el Índice de Competitividad en Viajes y Turismo de 2017. Además obtuvo puntuaciones relativamente altas en casi todos los aspectos, especialmente en salud e higiene, seguridad y protección, recursos culturales y viajes de negocios.

En 2016, atrajo a 24.03 millones de turistas internacionales.​ Japón cuenta con 19 sitios del patrimonio mundial, incluyendo el castillo de Himeji, los monumentos históricos de la antigua Kioto y Nara. Las atracciones turísticas más populares incluyen Tokio e Hiroshima, el Monte Fuji, estaciones de esquí como Niseko en Hokkaido, la isla de Okinawa.

La vecina Corea del Sur es la fuente más importante de turistas extranjeros en Japón. En 2010, los 2.4 millones de llegadas representaron el 27% de los turistas que visitaban Japón. Los viajeros chinos son los que más gastan en Japón por país, gastando un estimado de 196.400millones de yenes (US $ 2.400 millones) en 2011, o casi una cuarta parte del gasto total de visitantes extranjeros, según datos de la Agencia de Turismo de Japón.

El gobierno japonés espera recibir 40 millones de turistas extranjeros cada año para 2020.

La fiesta más importante de Japón es el Nuevo Año, que básicamente paraliza el país del 29 de diciembre al 3 de enero. Los japoneses se dirigen a sus casas con sus familias (lo que supone una enorme congestión de transportes), comen alimentos festivos y acuden al templo del barrio durante la campanada de medianoche para desear un Nuevo Año. Muchos japoneses suelen viajar a otros países y los precios de los vuelos se elevan mucho.

En marzo o abril, los japoneses acuden en masa al hanami ("contemplación de flores"), un festival de picnics al aire libre para la contemplación del florecimiento del cerezo (sakura). El momento exacto del efímero florecimiento varía de año en año, y los canales de televisión japonesa siguen el progreso del frente de florecimiento de sur a norte.

Las vacaciones más largas son las de la Semana Dorada (27 de abril al 6 de mayo), en la que hay cuatro vacaciones públicas en una misma semana y todo el mundo se toma unas vacaciones extendidas. Los trenes están atestados y los precios de los vuelos y los hoteles se eleva un poco de su precio normal, haciendo que sea una difícil temporada para viajar a Japón, pero las semanas inmediatamente anteriores a la Semana Dorada son una opción excelente.

El verano trae una avalancha de festivales diseñados para distraer a la gente del intolerable calor y humedad. Hay festivales locales (matsuri) y competiciones impresionantes de fuegos artificiales (hanabi) por todo el país. El Tanabata, el 7 de julio (o a principios de agosto en algunos lugares), conmemora una historia de dos amantes que solo se podían ver en ese día.

El mayor festival veraniego es el Obon, celebrado a mediados de julio en el este de Japón (Kanto) y a mediados de agosto en el oeste de Japón (Kansai), que honra a los espíritus difuntos de los ancestros. Todo el mundo se dirige a casa para visitar el cementerio de la aldea, lo que significa que los transportes están abarrotados.

El sector construcción. La arquitectura en el país.

Estadio Olimpico 2020, Tokyo, Japón

Información relevante sobre el sector de la construcción

Expertos de gestoras internacionales anticipan un crecimiento con vistas a 2020 de inversiones en infraestructura y de proyectos de construcción de viviendas.

Se espera que la industria de la construcción del país reciba el apoyo del programa Visión 2020 de Japón, a través del cual el gobierno pretende reconstruir las propiedades dañadas por el terremoto en todo el país. En consecuencia, el gobierno introdujo nuevos impuestos y reformas de la seguridad social para generar ingresos para reconstruir la infraestructura dañada del país.

El mercado japonés de propiedades residenciales se está volviendo lucrativo para los inversores extranjeros, principalmente debido a la depreciación de la moneda nacional frente al dólar estadounidense. El yen japonés se depreció frente al dólar estadounidense en casi un 51% desde 2012 y alcanzó un mínimo de 22 años en 2015.

Además, se espera que los Juegos Olímpicos de 2020 aumenten los precios de las propiedades para 2020, atrayendo a los inversores extranjeros. Se espera que el mercado de infraestructura se beneficie de los planes del gobierno para desarrollar infraestructura para transportar turistas durante los Juegos Olímpicos de 2020.

En Japón, el pilar del desarrollo de infraestructura es la industria de la construcción, que empleó al 9,4 por ciento de la fuerza de trabajo en 1990 y contribuyó con alrededor del 8,5 por ciento del PIB. Después de las dos crisis del petróleo (1973 y 1979) en la década de 1970, la inversión en la construcción se volvió lenta, y la participación de la inversión en la construcción en el PNB disminuyó gradualmente. En 1987, sin embargo, el negocio se expandió a través de la confianza de los inversores, el aumento continuo de los ingresos corporativos, la mejora de los ingresos personales y el rápido aumento de los precios de la tierra. La participación de la inversión en la construcción en el PNB aumentó considerablemente, especialmente en el caso de las viviendas privadas más sofisticadas y de mayor valor agregado y las estructuras privadas no residenciales.

La tecnología de construcción de Japón, que incluye diseños avanzados resistentes a los terremotos, se encuentra entre las más desarrolladas del mundo. Las principales firmas compiten para mejorar el control de calidad en todas las fases de diseño, gestión y ejecución. La investigación y el desarrollo se centra especialmente en instalaciones relacionadas con la energía, como las centrales nucleares y los tanques de almacenamiento de gas natural licuado (GNL). Las empresas más grandes también están mejorando sus métodos de construcción bajo el agua. Todos estos métodos se sometieron a una profunda revisión después del desastre nuclear de Fukushima en 2011 y el colapso del Túnel de Sasago en 2012 ha expuesto un grave problema en las prácticas de trabajo de las compañías constructoras japonesas.

El sector de la construcción está definido por la Ley de Empresas de Construcción (Kensetsugyoho) como un negocio relacionado con emprender obras de construcción desde la perspectiva del contratista principal o del subcontratista.

El trabajo de construcción está dividido en 28 categorías por MLIT (Ministry of Land, Infrastructure, Transport and Tourism), cada una de las cuales requiere una licencia específica de MLIT o una prefectura gubernamental. Las categorías son las siguientes: Ingeniería civil general; Edificación general; Carpintería; Hoja de metal; Enlucido; Acristalamiento; Andamio; Movimiento de tierra y concreto; Pintura; Impermeabilización; Albañilería; Acabado interior; Techumbre; Instalación de máquinas y equipos; Guarniciones; Aislamiento térmico; Electricidad; Telecomunicaciones; Azulejos, ladrillos y bloques; Paisajismo y  jardinería; Perforación de pozos; Estructura de acero; Carpintería; Acero reforzado; Plomería; Pavimentación; Instalaciones de agua; Instalaciones de protección contra incendios;instalaciones de saneamiento.

Estas categorías de trabajo se contratan como un solo paquete por contratistas principales y luego subcontratados a especialistas o subcontratistas.

Los contratistas principales generalmente subcontratarán a especialistas o subcontratistas a pequeña escala una vez que el contrato firmado con clientes/propietarios y supervisar la planificación de la construcción, la gestión de la calidad, gestión de costes y coordinación con clientes/propietarios. Los contratistas principales son responsables para la integridad de las estructuras y la impermeabilización durante un período de una década después de la construcción y para organizar un seguro para ese propósito. En consecuencia, garantizar la durabilidad estructural durante un cierto período es un fuerte punto de venta, incluso si no es legalmente necesario.

La Building Performance Standardization Association (BPSA) es la institución designada de evaluación del desempeño en el sector de la construcción, con 29 entidades miembros: 26 japoneses, 1 alemán (instituto Fraunhofer Wilhem-Klauditz), 1 coreano (KTR) y un sueco (SP Instituto Nacional Sueco de Pruebas e Investigación). Esta asociación tiene como objetivo promover la implementación de estándares de rendimiento para edificios, que son códigos de especificación basados en la Ley de normas de construcción de Japón.

El mercado de la construcción ahora es muy consciente del medio ambiente. En particular, el incentivo para obtener ISO 14001 la certificación ha aumentado desde MLIT lo incluyó como un criterio para el examen de gestión de la materia (Keiei Jiko Shinsa).

Bureau Veritas, una empresa de certificación francesa, ha sido designada como una institución de evaluación del desempeño por el BPSA en Japón, y ofrece evaluaciones técnicas de los edificios para las emisiones de carbono.

La certificación se emite después de un examen CASBEE (Sistema de evaluación integral para la construcción Eficiencia del Medio Ambiente). CASBEE ha sido desarrollado por el Institute of Building Environment and Energy Conservación (IBEC), bajo el liderazgo de MLIT y es el principal medio para evaluar el medio ambiente eficiencia de los edificios en Japón. CASBEE se está convirtiendo en un método popular para la autoevaluación del diseño debido a su sistema de clasificación de cinco niveles. Las calificaciones recibidas (S, A, B +, B-, C) se basan en la reducción de cargas, como la aplicación efectiva de medidas de conservación de energía y la reducción de los recursos utilizados.

Las mejoras hechas a la calidad del ambiente, tales como amenidades ambientales y belleza escénica, también son consideradas en la clasificación. El IBEC publica directrices para viviendas y asuntos relacionados con el medio ambiente simbiótico certificación para viviendas Lifecycle Carbon Minus.

El mercado japonés no solo está interesado en los conceptos pasivos de ahorro de energía, sino también en ganancia positiva.

Guias Prácticas sobre el país

Guia para buscar empleo en el país

Estamos en las Redes Sociales

Login