Las condiciones de trabajo

Las condiciones de trabajo en Japón

Información General

El trabajo en Japón

Introducción

De la página del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España extractamos:

Trabajadores extranjeros

Los trabajadores extranjeros en Japón están sujetos a la normativa laboral del país. Existen en muchas de las Oficinas de Supervisión de las Normas Laborales así como en las Oficinas de Trabajo principales, secciones específicas en las que pueden realizar consultas en su propio idioma.

Por otra parte, los extranjeros que residan legalmente y tengan el estatus de residencia con permiso de trabajo pueden solicitar información y ayuda para mejorar su trabajo o buscar un nuevo empleo si han perdido el anterior. Existe un listado de oficinas de colocación pública de Japón donde están asignados intérpretes. Allí informan sobre los trámites del seguro de desempleo y búsqueda de trabajo.

Visado. Requisitos para trabajar

Japón, con carácter general, no permite la entrada a trabajadores extranjeros no cualificados. No obstante, en las últimas décadas se ha incrementado su número tanto en la agricultura como en las fábricas o la construcción en las modalidades de contratos especiales de aprendizaje y formación profesional.

Para obtener un visado de estancia vinculado al permiso laboral se exige cualificación profesional y conocimientos específicos, considerándose con tales requisitos a los técnicos especialistas o profesionales con reconocida experiencia (generalmente con diploma de universidad o más de 10 años de experiencia profesional), abogados, contables, ingenieros, docentes, etc.

Los permisos de trabajo en Japón se expiden exclusivamente para el sector en el que el extranjero vaya a trabajar (por ejemplo: periodismo, ingeniería, artes, negocios, etc.). Si éste cambia de trabajo y de sector de actividad está obligado a solicitar el cambio de su autorización.

Los trámites a realizar son, básicamente, los mismos que en los casos de visado con certificado de elegibilidad, en este caso, es fundamental apoyar la solicitud con todos los documentos relacionados con las acreditaciones profesionales.

El certificado de elegibilidad se solicita en Japón, bien por parte de los propios interesados (que accedan al país con un permiso de duración máxima de 90 días) o a través de un apoderado, miembro de su familia, la propia compañía que vaya a hacer el contrato laboral o un gestor administrativo que presente en su nombre la documentación pertinente.

Si el Gobierno concede la certificación, se enviará al domicilio del solicitante en el extranjero y éste debe, entonces solicitar el visado de entrada en la Embajada o Consulado de Japón más próxima a su lugar de residencia. Finalizados los trámites ya se puede acceder al país.

Existe otro tipo de visado: el que se solicita para un período de 1 año para trabajar mientras se está estudiando o de vacaciones. Sólo se concede a los solicitantes jóvenes (entre 18 y 30 años) y que planeen permanecer en el país durante aproximadamente 12 meses, siéndoles permitido trabajar mientras estudian o están de vacaciones.

De la página web de la Embajada de España en Tokio extractamos la siguiente información:

​“Requisitos para residir y trabajar, buscar trabajo, trabajar por cuenta propia, crear una empresa, administración laboral y social y prestaciones de la Seguridad Social en Japón (07/09/2015)

Japón tiene un complejo sistema de permisos de trabajo y residencia, con más de veinte variedades que permiten una mayor o menor flexibilidad en cuanto al tipo de trabajo y sus condiciones. Trabajar en Japón sin contar previamente con un visado adecuado puede estar tipificado como delito y conllevar por tanto la detención por parte de las autoridades japonesas, así como la deportación y prohibición de regresar al país, por lo que se recomienda la consulta de la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón.

De manera resumida, en Japón pueden trabajar aquellos extranjeros que residan legalmente y tengan estatus de residencia con permiso de trabajo.

  • El Gobierno japonés ha creado unas oficinas de colocación pública (Hello Work) que asisten a los extranjeros en su búsqueda de empleo. Este es el listado de oficinas que cuentan con intérpretes a otros idiomas.
  • Así mismo, localizado en Shinjuku, el Centro de Servicios de Empleo para Extranjeros de Tokio (Tokyo Employment Service Center for Foreigners) se centra en asistir a los solicitantes de empleo extranjeros, incluyendo estudiantes de otros países en Japón y ciudadanos con visado de trabajo que estén buscando empleo.

Todo extranjero que resida en Japón está protegido por una serie de leyes laborales (Ley de condiciones de trabajo, Ley del contrato laboral, Ley de sueldo mínimo, Ley de seguridad e higiene laboral, Ley de seguro para indemnización por desastres naturales etc.). Si siente que su contrato no cumple algún apartado de estas leyes, puede acudir a una Oficina de Supervisión de Normas Laborales, en las que a menudo hay una sección específica de trabajadores extranjeros. Aquí puede encontrar un listado de las mismas.

También puede encontrar información específica para jóvenes en el exterior.

Existen diversas páginas web con información para estudiantes extranjeros que deseen poder realizar trabajos a tiempo parcial en Japón durante su estancia, bajo determinadas circunstancias, y trámites a realizar en ese caso ante la Oficina de Inmigración.

España y Japón suscribieron un convenio en materia de Seguridad Social, firmado en noviembre de 2006 y en vigor desde el 1 de diciembre de 2010, que incluye previsiones sobre prestaciones de jubilación o retiro en España y distintas pensiones existentes en Japón. Toda la información sobre los términos de dicho acuerdo puede encontrarse en este folleto informativo.

Por otra parte, para aquellas personas que deseen volver a España tras haber residido en Japón, pueden consultar la página web de la Oficina Española del Retorno.

A partir de la entrada en vigor de la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, se reconoce el derecho a la asistencia sanitaria en el marco del Sistema Nacional de Salud en España para los españoles de origen residentes en Japón y para sus familiares beneficiarios, tanto cuando retornan como en sus desplazamientos temporales a España. Dicho derecho, por tanto, pasa a incluir a: trabajadores por cuenta propia, además de pensionistas y trabajadores por cuenta ajena; cónyuges y parejas de hecho de los españoles de origen titulares del derecho; hijos hasta los 26 años de edad y mayores discapacitados que convivan y dependan económicamente del titular.

Contratos de trabajo y condiciones laborales

De la Guía del País Japón 2017 del ICEX, basándonos en el texto que encontramos y extractando información del mismo obtenemos:

Contratos de Trabajo
El contrato laboral se entiende como indefinido si no se especifica el período de vigencia. En los contratos de tiempo definido, el período máximo permitido es de 3 años, salvo algunos casos específicos en que puede ser de 5 años.

En caso necesario, puede establecerse un período de prueba, que suele ser de 3 meses. La terminación unilateral del contrato laboral después del período de prueba se considera como despido. En los contratos indefinidos la dirección respeta el sistema de empleo de por vida – no es la obligación legal- y los empleados aceptan la libre movilidad tanto geográfica como funcional. La mutua confianza entre las dos partes permite crear una relación laboral de carácter muy armonioso en Japón.

En el caso de empleados con el rango de directivo, la relación laboral puede llegar a considerarse como un “compromiso” entre el directivo y la empresa, quedando sujeta a legislación mercantil en lugar de a legislación laboral-

Trabajadores extranjeros
Japón mantiene la postura oficial de no permitir la entrada a trabajadores extranjeros como mano de obra no cualificada. No obstante, en la práctica, hay trabajadores extranjeros que trabajan en los campos, fábricas o en la construcción bajo modalidades de contratos especiales de aprendizaje y formación profesional; o son personas descendientes de japoneses en Brasil o Perú entre otros.

Pueden obtener el permiso laboral y la residencia en Japón:

  • inversores en Japón que desarrollan sus actividades o personas que actúan como representantes de inversores.
  • personas que desempeñan actividades profesionales como abogados, contables, ingenieros o las que se dedican a la enseñanza de cultura e idiomas extranjeros, etc.

En la práctica los inversores,  los representantes de las sociedades extranjeras que se establecen en Japón y sus familiares no suelen tener problemas para obtener los permisos correspondientes en Japón.

Salarios, jornada laboral, vacaciones, otros permisos, despido
La guía completa de costes de establecimiento en Japón puede encontrarse en las páginas web de ICEX España Exportación e Inversiones www.icex.es y de la Oficina Económica y Comercial de España en Japón.

Costes de establecimiento en Japón 2016: además de la información que incluye sobre coste societarios de constitución y registro, impuestos, costes inmobiliarios, de suministros, comunicaciones; ofrece más particularmente información sobre las condiciones laborales aplicables al personal expatriado, datos estimativos de costes laborales por categoría profesional, costes no estrictamente salariales asociados a la contratación como los seguros, información sobre posibles subvenciones, e información sobre el salario mínimo interprofesional, la jornada laboral, y el periodo vacacional.

La legislación correspondiente estipula que el horario de trabajo no debe ser superior a 8 horas por día y a 40 horas por semana. En las pequeñas empresas con una plantilla inferior a 10 personas, el horario laboral no debe superar las 8 horas diarias y las 44 horas semanales.

El trabajo durante horas extra está bastante generalizado en Japón (éstas cuestan entre un 25 y un 60% más que el salario mínimo por hora). No obstante, el cómputo de horas trabajadas tiene mucha flexibilidad, lo cual reduce la incidencia de las horas extras.

Las vacaciones remuneradas son de 20 días hábiles para aquellas personas que llevan trabajando para la misma empresa más de 6 años y 6 meses. El permiso por maternidad es de 6 semanas antes y 8 semanas después del parto, un total de 14 semanas. El permiso por cuidado de hijos es posible bajo ciertas condiciones por un período convenido hasta que los hijos tengan 1 año y 6 meses. El permiso por cuidado de algún familiar (causas de enfermedad, discapacidades físicas o mentales etc.) es posible bajo ciertas condiciones hasta 93 días como máximo.

El despido, aunque legal bajo determinados supuestos es en la práctica poco común en Japón. Habitualmente se utilizan figuras como prejubilaciones y/o renuncias indemnizadas. En agosto de 2012, el Gobierno publicó la Ley para la Estabilización del Empleo de las Personas en edad de Jubilación, para fomentar la inclusión de los jubilados de nuevo en el mercado de trabajo. Se aumentó la edad de jubilación de los 60 a los 61 años en 2015, con el objetivo de aumentarla progresivamente y en 2025 alcanzar una edad mínima de jubilación de 65 años. En cualquier caso, se puede seguir empleando a la misma persona más allá de la edad de jubilación con las condiciones laborales que se acuerden entre empresa y empleado.

El reclutamiento de personal a través de las agencias de empleo temporal es una práctica muy

extendida en Japón, puesto que las normativas no son muy restrictivas.

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga
La tasa de afiliación sindical ha descendido hasta el 17,9% en 2016. Las federaciones sindicales de ámbito sectorial y regional tienen capacidades limitadas para influir en las negociaciones colectivas. Son los sindicatos de cada empresa los que actúan como interlocutores y negociadores frente a la dirección de la empresa. Estos sindicatos no son muy reivindicativos y tratan de buscar posiciones y acuerdos amigables. Por consiguiente, las huelgas en Japón son poco frecuentes.

La Seguridad Social y la Asistencia Sanitaria

La Seguridad Social

De la página del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España, extractamos:

“La normativa laboral japonesa la constituyen trece leyes básicas desarrolladas por decretos y órdenes que reglamentan su aplicación, si bien con carácter flexible. En la práctica son los convenios colectivos o los reglamentos internos en cada uno de los centros de trabajo, los instrumentos que concretan las condiciones de trabajo. El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social ha publicado en español una Guía sobre condiciones laborales del país, donde se ofrece una amplia información en la materia (salario, jornada, vacaciones, despidos, etc.) así como un listado de las Oficinas donde funcionan los servicios de consultas para los trabajadores extranjeros en el que señalan aquellas en las que se habla en español.

Las relaciones laborales en Japón, por otra parte, tiene una serie de características específicas:

Aunque hay signos de cambio, existe un arraigo histórico, que no tiene base legal, por el cual la patronal respeta el sistema de empleo de por vida y los empleados aceptan la libre movilidad tanto geográfica como funcional.

No existe una edad de jubilación legalmente obligatoria. Los reglamentos internos de cada empresa definen la edad de jubilación, que debe ser superior a los 60 años. La empresa puede seguir empleando al mismo trabajador más allá de la edad de jubilación, si bien, con las condiciones laborales redefinidas.

El reclutamiento de personal a través de las agencias de empleo temporal es una práctica muy extendida en Japón.

La tasa de afiliación sindical en Japón es baja y las huelgas poco frecuentes. Las federaciones sindicales de ámbito sectorial y regional tienen capacidades limitadas para influir en las negociaciones colectivas, siendo los sindicatos de cada empresa los que actúan como interlocutores y negociadores ante la dirección.

Sistema de seguro laboral y social
Japón tiene cuatro sistemas de seguro de protección de los trabajadores. En general, el Seguro de Compensación por Accidente de los Empleados y el Seguro de Empleo se conocen colectivamente como “seguro laboral”, mientras que los Seguros de Sanidad, de Asistencia Sanitaria y de Pensión de los Empleados se conocen colectivamente bajo el nombre de “seguro social”.

Las empresas deben incorporarse a estos sistemas de seguro cuando se constituyen o contratan personal y contribuir a su financiación mediante las cuotas que retienen a los empleados y las que abona la propia empresa.

Seguro de Compensación por Accidente de los Empleados. Cubre cualquier enfermedad o accidente laboral de los trabajadores

Seguro de Empleo Protege a los empleados que se quedan en situación de desempleo y contribuye a mantener un empleo estable mediante la prestación de ayudas económicas y subsidios.

Seguro de Sanidad y Seguro de Asistencia Sanitaria. Cubren los gastos médicos, y los de servicios sanitarios.

Seguro de Pensión de los Empleados. Garantiza las prestaciones de jubilación, fallecimiento o invalidez.

Convenio de Seguridad Social con España
Como se ha indicado en la introducción de este capítulo España y Japón suscribieron un convenio en materia de Seguridad Social, firmado en noviembre de 2006 y en vigor desde el 1 de diciembre de 2010, que incluye previsiones sobre prestaciones de jubilación o retiro en España y distintas pensiones existentes en Japón. Toda la información sobre los términos de dicho acuerdo puede encontrarse en este folleto informativo.

La Asistencia Sanitaria

Extraemos la siguiente información que sobre este particular ofrece la Embajada de España en Tokio.

“Existe un Convenio entre España y Japón de Seguridad Social, pero solo cubre las pensiones, por lo que el ciudadano español deberá acudir a Japón provisto de un seguro médico. Todas las personas residentes en Japón se han de inscribir en un seguro médico público (el Kenko Hoken o el Kokumin Kenko Hoken), tras lo cual pagará, por lo general, el 30% de los gastos médicos.

Las condiciones sanitarias de Japón son buenas. Los médicos y los hospitales japoneses tienen buena reputación. Uno de los problemas con que se encuentran los extranjeros es el del idioma. Pocos médicos y enfermeras hablan inglés pero existen  hospitales en donde algunos de ellos hablan un poco de inglés. En el caso de Tokio, el Gobierno Metropolitano cuenta con un centro de información (el Tokyo Metropolitan Health & Medical Information Center) que proporciona en varios idiomas información y referencias sobre el sistema sanitario japonés y sobre los centros médicos y hospitalarios en Tokio (tel: 03-5285-8181; servicio de interpretación de emergencia: 03-5285-8185).

A través del siguiente enlace se puede  encontrar más información sobre asistencia médica en Japón:

…..( a continuación en la página web arriba indicada se ofrece una relación de un cierto número de hospitales recomendados en diversas ciudades japonesas)…..

Finalmente indica lo siguiente:

“A partir de la entrada en vigor de la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, se reconoce el derecho a la asistencia sanitaria en el marco del Sistema Nacional de Salud en España para los españoles de origen que residan en Japón y para sus familiares beneficiarios en sus desplazamientos temporales a España. Dicho derecho incluye, por tanto, a trabajadores por cuenta propia, además de pensionistas y trabajadores por cuenta ajena; cónyuges y parejas de hecho de los españoles de origen titulares del derecho; hijos hasta los 26 años de edad y mayores discapacitados que convivan y dependan económicamente del titular.

Como complemento a lo anterior, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España indica lo siguiente sobre la sanidad en Japón para españoles:

“Los extranjeros procedentes de España no necesitan ningún certificado de vacunación. El MAEC recomienda contratar un seguro médico para estancias cortas ya que los precios de la atención sanitaria en el país son elevados. Además, aconseja no acercarse a menos de 20 kilómetros de la central de Fukushima, lo que coincide con la zona de exclusión determinada por el gobierno japonés, y evitar otras zonas afectadas de manera dispersa que se reflejan en el siguiente mapa.

Para acceder a la asistencia sanitaria, las instituciones médicas de Japón cuentan con hospitales y consultorios médicos. Cada una de las prefecturas informa en su página web sobre los centros en los que hay traductores en los diferentes idiomas.

Todos los residentes en el país deben inscribirse en uno de los seguros médicos públicos. Estos son: el Kenko Hoken (seguro de salud) para los empleados de empresas y el Kokumin Kenko Hoken (seguro de salud nacional) para los autónomos o residentes que no trabajen.

Las personas inscritas en el seguro médico público, por regla general, pagan el 30% de gastos médicos, la tasa uniforme al nivel nacional. Sin embargo, si no están inscritos en ningún seguro médico público, deben pagar el total de dichos gastos. Estos seguros médicos no cubren determinados tratamientos por lo que conviene informarse al respecto.”

Fiscalidad

En la Guía del País Japón ICEX 2017 se ofrece una visión de la fiscalidad en Japón. Extracto del mismo la siguiente información:

Estructura General
Existen leyes específicas que definen la estructura básica de cada uno de los impuestos. La reglamentación concreta de los aspectos técnicos se hace mediante decretos y órdenes ministeriales.

Sistema impositivo: estatal, regional y local
Los impuestos japoneses se dividen en impuestos nacionales y locales. Los impuestos locales son los de las prefecturas (47 prefecturas) y los municipales (aproximadamente 1.700 municipios).  Sin embargo, esta división es sólo formal, y en no pocos casos la recaudación procedente de un mismo impuesto se reparte entre la Administración Central y las Administraciones Locales.

La Agencia Nacional de Administración Fiscal, organización autónoma dependiente del Ministerio de Hacienda, supervisa e inspecciona la recaudación fiscal. Cuenta con una oficina central, 12 oficinas regionales de administración de los impuestos nacionales y 524 oficinas regionales de impuestos locales. Los litigios en materia fiscal los resuelve el Tribunal Fiscal Nacional.

En Japón se gravan con distintos impuestos las mismas rentas, tanto para las personas jurídicas, incluyendo sucursales, como las físicas. Visto de otro modo, cabe afirmar que hay recargos impositivos a nivel regional.

Impuestos
Se incluye a continuación una descripción básica del sistema impositivo japonés; si bien con el fin de obtener información más detallada y precisa se recomienda visitar la página web de Japan External Trade Organization (JETRO).

Impuesto sobre sociedades
Los impuestos recaudados en Japón sobre los ingresos generados por las actividades de una sociedad incluyen: el impuesto de sociedades (impuesto nacional), el impuesto de sociedades residentes (impuesto local) y el impuesto empresarial (impuesto local).

El impuesto de sociedades residentes no solamente grava en función de los ingresos, sino que también utiliza el capital de la sociedad y el número de empleados para calcular la base imponible. Referente al impuesto empresarial, las empresas que tienen un capital desembolsado de más de 100 millones de yenes, tributarán por el Impuesto de Sociedades en base a la cifra de negocios, capital social y número de empleados.

Para determinar el Impuesto de Sociedades que se grava sobre los ingresos de la empresa, se utilizan como base imponible los ingresos calculados por cada año fiscal. A continuación se muestran (como ejemplo se utiliza una pequeña empresa en Tokio) los tipos impositivos del impuesto de sociedades, impuesto de sociedades residentes, e impuesto empresarial, sobre los ingresos de cada año fiscal.

…( a continuación se incluye una tabla con datos extraídos del JETRO)…a continuación se incluye un párrafo sobre la Constitución de sociedades/sucursales en Japón y su notificación fiscal.

Impuesto sobre la renta de las personas físicas
Todo individuo, independientemente de su nacionalidad, será clasificado bien como residente ocomo no residente. El impuesto sobre la renta de las personas físicas comprende tanto el impuesto de autoliquidación como el impuesto de retención sobre la renta. El impuesto de autoliquidación sobre la renta se grava en la renta por cada año civil.

Concepto de residencia y de renta imponible

  • Residentes: Las personas con domicilio en Japón y aquéllas que tengan una residencia por un periodo de un año ó más en Japón son residentes. La renta mundial de los residentes, independientemente del origen de la renta, estará sujeta al impuesto sobre la renta.
  • Residentes no permanentes: Los residentes que no tengan intención de residir permanentemente en Japón y tengan un domicilio o residencia en Japón por menos de cinco años serán considerados residentes no permanentes. El ámbito de tributación para los residentes no permanentes es igual que el de los residentes, pero el impuesto sobre la renta obtenida fuera de Japón no se liquida en Japón en tanto en cuanto esa renta no se pague en Japón o no se transfiera a este país.
  • No residentes: Las personas no consideradas como residentes se denominan no residentes. El impuesto sobre la renta en Japón para no residentes se liquida sobre la renta obtenida en Japón. Por tanto, excepto en casos especiales, la tributación para los no residentes a menudo se completará mediante los procedimientos de retención existentes en el lugar de origen.

Los tipos en vigor son:

Renta después de deducciones (yenes):           

  • Menos de 1,95 millones, 5% tipo impositivo
  • 1,95 – 3,30 millones, 0% tipo impositivo
  • 3,30 – 6,95 millones, 20% tipo impositivo
  • 6,95 – 9,00 millones, 23% tipo impositivo
  • 9,00 – 18,0 millones, 33% tipo impositivo
  • 18,0 – 40,0 millones, 40% tipo impositivo
  • Más de 40 millones, 45% tipo impositivo

Impuesto sobre el consumo
Similar al Impuesto sobre el Valor Añadido español, desde el 1 de abril de 2014 el tipo aplicable es del 8% (anteriormente era del 5%), mientras que se espera una subida de hasta el 10% para octubre de 2019.

Las exportaciones, así como ciertos servicios a no residentes están exentas. Asimismo, quedan excluidas del ámbito de aplicación de este impuesto las transacciones financieras, las comunicaciones internacionales y ventas relacionadas con sanidad y educación.

El impuesto sobre el consumo soportado y no repercutido por las personas jurídicas se puede recuperar siguiendo el procedimiento establecido en la Ley.

Otros impuestos y tasas
El impuesto sobre sucesiones y transmisiones, variable por tramos, se ha visto incrementado en los tramos más altos tras la reforma fiscal de 2013. De esta manera, se alcanza un tipo máximo del 55% para activos adquiridos mediante herencia o transmisión que tengan un valor superior a 600 millones de yenes.

También en 2013 se introdujo un “exit tax”, en vigor desde julio de 2015, aplicable a residentes en Japón con activos o ingresos por activos financieros superiores a 100 millones de yenes, y que grava los rendimientos de esos activos antes de que la persona abandone Japón.

Otros impuestos incluyen el impuesto sobre patrimonio regulado a nivel municipal, o el impuesto sobre la posesión de vehículos, regulado por las prefecturas. Existen también impuestos especiales aplicables sobre la gasolina, el alcohol o el tabaco.

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera
Las filiales de empresas extranjeras están sujetas al mismo sistema tributario que las empresas nacionales, y están gravadas únicamente por las rentas obtenidas en territorio japonés, aplicándoseles los mismos cálculos sobre base imponible, deducciones, gastos y tasas que a las empresas locales.

Está en vigor un tratado bilateral para evitar la doble imposición entre España y Japón.

Las instituciones principales que ofrecen información al inversor extranjero en materia fiscal son el Ministerio de Economía, Comercio e Industria METI, la Organización de Comercio Exterior de Japón (JETRO), con oficinas en España, trabaja conjuntamente en este sentido con las instituciones locales en el ámbito de la atracción de inversiones.

También puede accederse a la página del ICEX que trata el tema de la fiscalidad en Japón. En el texto que se ofrece se incluye el siguiente párrafo:

“Japón ha suscrito convenios para evitar la doble imposición internacional con más de 50 países, entre ellos España. En aplicación de tales tratados, las retenciones aplicables a las rentas obtenidas por sujetos no residentes son sensiblemente inferiores a las establecidas por la ley interna japonesa. Para los inversores españoles, el convenio permite la deducción del impuesto soportado en Japón, con el límite de la parte del Impuesto sobre Sociedades español que corresponda a las rentas obtenidas en aquel país.”

El texto completo del “INSTRUMENTO de Ratificación del Convenio entre el Estado Español y el Japón para evitar la doble imposición en materia de Impuestos sobre la Renta y Protocolo anejo, firmado en Madrid el 13 de febrero de 1974 publicado en el Boletín Oficial del Estado de 2 de diciembre de 1974” se encuentra en este enlace.

Empender en Japón

En este país, como en general en todos,  hay básicamente dos formas de emprender: constituyendo una empresa (sociedad mercantil) o ejerciendo como profesional independiente o autónomo.

Es interesante entrar en la página, se trata de la información sobre un  Centro de Apoyo al Establecimiento de Negocios y Start-ups del Gobierno Metropolitano de Tokio que presta apoyo en la realización de trámites administrativos a los emprendedores extranjeros que deseen establecer en la capital nipona. Incluye gran cantidad de información para cumplir con los trámites y procedimientos para iniciar un negocio en Tokio, además con información sobre trámites de inmigración y residencia para extranjeros, impuestos, seguros laborales etc. En el encabezamiento de la página indica lo siguiente:

“The Tokyo One-Stop Business Establishment Center unifies the procedures that foreign companies and start-ups need to complete to establish a business. This is a first for our country. Through personalized service provided by staff knowledgeable in administrative procedures and experts, the center helps to facilitate the prompt completion of various filing procedures required when starting a business, including those for certification of articles of incorporation, company registration and notification of incorporation, taxes, social security, and immigration. Furthermore, to meet the needs of companies, the center also offers support for electronic applications as well as interpretation and translation services in several languages.

Additional facilities located on the same floor are also available to assist. Bilingual consultants at the Business Development Center TOKYO help to match foreign companies seeking to expand their business into Tokyo with business partners and handle inquires on life in Tokyo. In addition, the Tokyo Employment Consultation Center has also been established here to assist foreign companies that have just started doing business in Tokyo with accurately understanding Japanese employment rules, supporting the smooth development of business.”

Como empresario

Orecemos dos informaciones  complementarias entre si: a) de la página del Banco de Santader “Santadre Trade”  y de la Guía Japón 2017 del ICEX.

a) Información de Santander Trade:

“Formas jurídicas de las empresas:

  • Kabushiki Kaisha (KK): sociedad anónima.Número de socios o accionistas : Mínimo de 400 para mantener listado en la Bolsa de Tokio. Capital mínimo o máximo : Mínimo de 1 JPY. Responsabilidad de los socios : Limitada a la cantidad de capital contribuido
  • Yugen Kaisha (YK): sociedad de responsabilidad limitada.Número de socios o accionistas : Mínimo de 1 socio. Capital mínimo o máximo : Mínimo de 1 JPY. Responsabilidad de los socios : Limitada a la cantidad de capital contribuido
  • Goshi Kaisha (GK): sociedad limitadaNúmero de socios o accionistas : Mínimo dos socios. Dos tipos de socios: activos y capitalistas. Capital mínimo o máximo : Sin capital mínimoResponsabilidad de los socios : Ilimitada para los socios activos; limitada a la . cantidad del capital contribuido para los socios capitalistas
  • Gomei Kaisha (GK): sociedad general. Número de socios o accionistas : Mínimo dos socios. Capital mínimo o máximo : Sin capital mínimo. Responsabilidad de los socios : Ilimitada

Federaciones empresariales:

b) Información del ICEX

De la página de Guia País Japón 2017 del ICEX, extractamos:

“En el siguiente epígrafe se describen los tipos de sociedades que se pueden constituir para

establecerse en Japón.

TIPOS DE SOCIEDADES. FORMALIDADES DE CONSTITUCIÓN
El gobierno metropolitano de Tokio ha creado una oficina de ventanilla única llamada TOSBEC (Tokyo  One-Step Business Establishment Center) para agilizar la tramitación de creación de nuevas empresas en Tokyo. Está totalmente capacitada para resolver los problemas de implantación y creación de empresas para extranjeros.

Las sociedades extranjeras pueden establecer generalmente su presencia empresarial en Japón de una de estas tres maneras:

Oficina de representación
Las oficinas de representación se establecen como localizaciones para desarrollar las tareas preparatorias y complementarias dirigidas a permitir a las sociedades extranjeras realizar actividades empresariales a gran escala en Japón. Estas oficinas pueden realizar estudios de mercado, recoger información, comprar productos e implementar iniciativas publicitarias/promocionales, aunque no pueden realizar actividades de venta.

Como contrapartida, al no tener personalidad jurídica independiente, las oficinas de representación (o de enlace) no están habilitadas para efectuar operaciones y transacciones comerciales sin permiso de la matriz.

La única formalidad que se exige en el momento de su constitución es la declaración de su existencia ante las autoridades fiscales japonesas.

Sucursal
Teóricamente, cualquier sociedad extranjera puede establecer sucursal en Japón. En la práctica, al igual que en otros países desarrollados, suelen ser los bancos y otras sociedades del sector financiero las que con mayor frecuencia adoptan esta modalidad. Una sucursal no tiene su propio estatuto legal corporativo porque se considera que está incluida en el de su matriz. En general, por tanto, la sociedad matriz es la responsable en última instancia de todas las deudas y créditos generados por las actividades de su sucursal japonesa.

Filial
Una sociedad extranjera que constituya una filial en Japón puede optar entre establecer una sociedad anónima (Kabushiki-Gaisha, K.K.), o una sociedad de responsabilidad limitada (GodoKaisha, G.K.), según establece la Ley de Sociedades de Japón. Las filiales bajo denominación (Gomei-kaisha) o (Goshi-Kaisha) para empresas extranjeras están en desuso por su responsabilidad de alcance ilimitado. Los trámites son sencillos, pero al adquirir la personalidad jurídica japonesa, la filial asumirá todos los derechos y obligaciones de las sociedades niponas.

FORMACIÓN DE "JOINT-VENTURES". SOCIOS LOCALES

Es vital encontrar un socio local fiable y consolidar una confianza mutua para lograr éxitos en los negocios en Japón.

Como profesional independiente o autónomo

El régimen de profesional independiente (autónomo) en Japón es similar al que existe en España y en otros muchos países.

El interesado tendrá que darse de alta como autónomo en el Ministerio de Hacienda (Ministry of Finance MOF) y cumplir las obligaciones de pagar un seguro médico público, una pensión de jubilación y los impuestos a que tenga que hacer frente.

Es interesante que en España se informe previamente de los trámites que tendrá que seguir en el Consulado de Japón. También podrá informarse en alguna de las agencias o asociaciones mencionadas en el apartado anterior.

Ejercer como Arquitecto Técnico en Japón

La Profesión de Arquitecto Técnico en Japón

A grandes rasgos la senda que tiene que seguir un titulado español en alguna de las carreras que habilitan en España para ejercer como Arquitecto Técnico en Japón consta de varios pasos que vamos a recorrer a lo largo de este apartado y que son los siguientes:

  1. Informarse de las titulaciones académicas que sean equivalentes a la suya en Japón. En este país no hay ninguna que lo sea al 100 %. Por lo tanto habrá que poner el punto de mira en titulaciones japonesas que sean lo más próximas a la del Arquitecto Técnico español.
  2. Una vez identificado el título académico al que quiere homologar su título español, hay que proceder al proceso homologación.
El Sistema Educativo de Japón. La Formación Universitaria.

Algunas de las fuentes de información a las que hemos accedido sobre este particular son: www.universia.es, www.nippon.com y wikipedia.org.

El sistema educativo japonés se compone de una primera etapa, que comprende desde los 6 hasta los 15 años, doce años en los que los alumnos se preparan para su educación superior. Es la denominada futsū kyōiku (educación normal). Casi sin excepción, el primero de abril de cada año los niños japoneses que han cumplido seis años entran en la escuela primaria, el primer escalón del sistema educativo. La escuela primaria dura seis años, y tras ella, entre los 13 y los 15 años, los alumnos estudian en la escuela secundaria .Esos nueve años totales representan la educación obligatoria del sistema educativo japonés.

Tras completar este ciclo Tras completar la educación obligatoria el alumno cuenta con varias opciones.

Entre los 16 y los 18 años puede optar por entrar en un instituto (educación secundaria) a tiempo completo, de dos años de duración, o en una escuela especializada ( “College of Technololgy/ Technical Colleges) de duración 5 años. Esta segunda opción se puede asimilar a la Formación profesional española, al tratarse de una educación muy práctica y altamente especializada, en áreas tales como, informática, medio ambiente, disciplinas relacionadas con la ingeniería, , manejo de maquinaria, áreas tareas  con construcción, horticultura, topografía, operación de centrales de producción de energía , mantenimientos, mecánica de vehículos, entre otras muchas. Los títulos que obtienen son “associate degrees” o diplomas. Los alumnos que eligen este recorrido han renunciado  a una carrera universitaria y no tienen que afrontar los dos duros exámenes de acceso a las universidades. No obstante tienen posibilidad de acceder en ciertas condiciones a una carrera universitaria

Otra de las opciones que tienen los estudiantes que han completado los estudios escolares es enrolarse en un “Junior College”, que ofrece carreras cortas de dos y tres años. Más de dos tercios de sus estudiantes son mujeres ya que muchas asisten a ellas como formación asequible para antes de casarse. Los estudiantes que completan una carrera de este tipo reciben un título “associate degree” o un diploma. El número de inscripciones de mujeres que asisten a colegios universitarios está disminuyendo a medida que aumenta el deseo de acceder a carreras universitarias. Estos centros con frecuencia enfatizan la economía doméstica, la enfermería, la enseñanza, las artes liberales, las humanidades y las ciencias sociales.

Formación Superior
Está formada fundamentalmente por Universidades e  Institutos Tecnológicos ( Colleges of Technology) . El sistema de educación superior japonés se diferencia de la mayoría de los demás países de manera significativa. Una de las diferencias clave  es el método de ingreso en el centro universitario, que se basa casi por completo en una o dos pruebas, a diferencia de los promedios de calificaciones u otros métodos de evaluación utilizados en los países occidentales. Debido a que los estudiantes solo tienen una oportunidad de realizar estos exámenes una vez al año están sometidos una enorme presión para superarlo y se preparan intensamente para ello incluyendo asistencia a academias especializadas de preparación. Los alumnos que optan a universidades estatales tienen que realizar dos pruebas, una de la administración central y otra del centro al que quieren ingresar. Las universidades privadas solo imponen un examen.

El 80 % de los estudiantes que terminan los estudios escolares acceden a la enseñanza  superior.

En 2012 unos tres millones de estudiantes se inscribieron en las 783 universidades de Japón, que ofrecen titulación Bachelor ( ciclo de cuatro años, nivel Undergraduate) ; hay las 86 universidades nacionales y las 92 universidades públicas locales fundadas por prefecturas y municipalidades. Las 605 universidades restantes eran privadas las cuales representan en 75 % del total.

A diferencia de la educación superior en otros países las universidades públicas se consideran más prestigiosas que las privadas, especialmente las llamadas “Siete Universidades Nacionales” (Universidades de Tokio, Kyoto, Tohoku,  Kyushu, Hokkaido, Osaka y Nagoya).

En marzo de 2017 Times Higher Education, en cooperación con la compañía educativa japonesa Benesse publicó una lista de las principales universidades de Japón. El criterio se basó en los entornos de enseñanza y aprendizaje que cada universidad ofrece a los estudiantes.

Las cinco primeras universidades seleccionadas fueron, por este orden:

1- Universidad de Tokio en la prefectura de Tokio
2- Universidad de Tohoku en la prefectura de Miyagi
3- Universidad de Kyoto en la prefectura de Kyoto
4- Universidad de Nagoya en la prefectura de Aichi
5- Instituto de Tecnología de Tokio en la prefectura de Tokio

En el ranking de las 20 mejores universidades de ASIA (QS Asia University Ranking) aparecen en el siguiente orden 8  Universidades japonesas:

  • Tokyo , nº 5
  • Osaka nº 7
  • Kyoto nº 8
  • Tohoku nº 9
  • Nagoya nº 10
  • Tokyo Institute of Technology nº 11
  • Kyushu nº 17 y
  • Tsukuba nº 20

Los niveles básicos de formación universitaria son

  • “Undegraduate” (otorga el título de “Bachelor”, de 4 años de duración casi siempre, equivalente al Grado en España).
  • “Graduate” que se trata de la formación posgrado: Master, 2 años, y Doctorado 3 más después de cursar el Master).

En Japón, el año académico en las instituciones de educación superior comienza en abril y termina en marzo del siguiente año. Muchos de los cursos se imparten en dos semestres: primer semestre (de abril a septiembre) y segundo semestre (de octubre a marzo).

Otra de las distinciones de la educación superior en Japón es la muy escasa afluencia de alumnos a la formación nivel de Graduate, debido a la poca importancia de a ella le otorgan las empresas del país. De hecho casi solo optan a ella estudiantes con vocación educativa e de investigación. Por otro lado la mayoría de las principales universidades han abierto Escuelas de Negocios pero no reciben muchos estudiantes por la misma razón antes expuesta de falta de interés empresarial en dicha formación. Las grandes empresas prefieren reclutar estudiantes con título de Bachelor y formarles en el enfoque  e intereses de la empresa.

Es un hecho que el 60 % de las universidades ofrecen cursos Graduate pero solamente en 7% de los estudiantes que terminan el nivel Undergraduate se deciden por acceder al nivel Graduate.

Finalmente recomendamos entrar en la web de la consultora norteamericana Foreign Consultants, Inc. (FCI) especializada en evaluación y acreditación de estudios en el extranjero en muchos países del mundo incluido Japón. Dentro de esta web los siguientes enlaces son de particular interés: Educational System in Japan y Universities of Japan.

Las titulaciones JAPONESAS próximas al Arquitecto Técnico español

En Japón no existen titulaciones equivalentes 100 % a las españolas que facultan para el ejercicio de la Arquitectura Técnica.

Se da la circunstancia de que las carreras de arquitectura y de ingeniería (en relación con la construcción, se entiende, y nos referiremos a este segmento en adelante cuando indiquemos “ingeniería”)  no tienen sus límites tan marcados como en España y en tantos otros países. Hay que tener en cuenta que Japón se encuentra en la zona más sísmica del planeta, estando omnipresente la posibilidad de grandes catástrofes que derivan de este hecho como son los terremotos, incendios, inundaciones y tsunamis, etc. Por ello las mencionadas carreras abordan muy marcadamente disciplinas tales como el estudio y resistencia de materiales, cálculo de estructuras, métodos constructivos de alta seguridad, etc.

En las Universidades e Institutos Tecnológicos los estudios de arquitectura y relacionados con ella y los de ingeniería en sus diversas ramas (civil, constructiva, medioambiental, etc.) se cursan en Departamentos (que a veces dependen de una Facultad de Arquitectura, Ingeniería, etc.) que tiene denominaciones tales como:

Es importante señalar que todas las carreras universitarias en Japón que siguen la inmensa mayoría de los universitarios ofrecen fundamentalmente nivel Undergraduate de 4 años de duración.

De acuerdo al sistema educativo de enseñanza superior de Japón, tanto las carreras de arquitectura como las de ingeniería se cursan típicamente en una facultad o departamento de ingeniería de una Universidad o Instituto Tecnológico; que dichas carreras son de nivel Undergraduate de 4 años de duración; y que en la mayoría de los casos el título otorgado es el de Bachelor of Engineering.

Estas carreas imparten en sus primeras fases materias básicas de ciencia y tecnología para en años sucesivos especializarse cada estudiante en aquellas áreas o ramas que más le interesen  y que dan como resultado profesiones tales como:

  • Building Engineer (Ingeniero de Edificación, entendemos el título que está más en línea con las titulaciones españolas que habilitan al de la Arquitectura Técnica)
  • Building Structural Engineer
  • Building Material Engineer
  • Building Environmental Engineer
  • Civil Engineer
  • Infrastructure Engineer
  • Structural Engineer
  • Architect
  • Design Architect
  • Architectural Design Engineer
  • Architectural Engineer
  • Residential Architecture

Un ejemplo típico de cómo están tan ligadas las ramas de arquitetura e ingeniería de edificación lo tenemos en el Departamento de Arquitectura e Ingeniería de Edificación del Instituto Tecnológico de Tokio, mencionado anteriormente: Department of Architecture and Building Engineering, Tokio Institute of Technology.

Ofrece una carrera denominada “Undergraduate Major in Architecture and Building Engineering” con título otorgado de “Bachellor of Enginieering” y que describe de la siguiente forma (traducción del texto original):

“La arquitectura es una ciencia práctica para diseñar estructuras, ciudades y entornos. Cubre una amplia gama de campos incluido el diseño, la ejecución, la historia de la arquitectura, la planificación arquitectónica y urbana, las estructuras y materiales, la ingeniería ambiental y los servicios de construcción.Nuestro objetivo es formar arquitectos, ingenieros e investigadores que utilizarán su conocimiento para identificar y responder a las necesidades de la sociedad.

Objetivos: inculcamos en nuestros estudiantes la experiencia en arquitectura, así como una base en ciencias, tecnología, humanidades y ciencias sociales. Con mentes abiertas, inteligencia, creatividad y altos estándares éticos, podrán contribuir a la sociedad como expertos en producción, diseño y planificación”  ( …entendemos que en los campos arquitectura y edificación…)

Como conclusión, las opciones para trabajar como profesionales en campos de arquitectura o ingeniería constructiva están muy abiertos para los españoles que dispongan de titulaciones que les habiliten para ejercer la Arquitectura Técnica. Se trataría de elegir aquellas titulaciones en Japón que  encajasen mejor con su titulación y experiencia y embarcarse en los procesos de homologación del título y la correspondiente licencia o reconocimiento profesional para ejercer en Japón.

Legalización y Homologación de Títulos Académicos

Legalización de Títulos

Hay que tener muy presente que para embarcarse en la homologación de un título habrá que llevar a cabo antes las legalizaciones de los documentos pertinentes para ser admitidos como válidos por las autoridades del país. La entidad mexicana ante la cual se dirija el interesado para homologar su título indicará cuales y cómo deben presentarse los documentos originales. A este respecto recomendamos leer el apartado del texto general de Aparejadores Mundi “Ejercer en el extranjero con un título académico español”, que tras abordar lo referente a trámites de legalización de documentos aborda el punto “Homologación de títulos y reconocimientos profesionales. Caso del Arquitecto Técnico de España”.

Un complemento a lo anterior, en cuanto a los trámites de legalización de documentos académicos españoles para su vigencia en el extranjero, se ofrece en el siguiente enlace del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España donde se incluye una información completa al respecto.

Hay que indicar que al ser Japón un país firmante del Convenio de La Haya, los trámites de legalización se simplifican. Es el Ministerio de Justicia el que  legaliza el título académico oficial al estampar en el mismo la “Apostilla de la Haya”. Toda la documentación académica requerida deberá estar debidamente apostillada. En España la Apostilla la extiende el Ministerio de Justicia y con ello es suficiente para realizar gestiones en Japón. Para mayor información, siga la ruta: http://www.mjusticia.gob.es  (servicios al ciudadano) (trámites y gestiones personales) (Apostilla de La Haya).

Homologación de Títulos Académicos

Los títulos académicos españoles no están reconocidos de forma automática en Japón pues no existe ningún convenio entre ambos países que lo estipule. De hecho en Japón no existe ningún sistema como tal de homologación de títulos.  En el enlace web del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes de España, sección “Universidades” (que recomendamos leer) se indica textualmente: “En Japón no se homologan los títulos como se hace en España. Para los que están interesados en estudiar en Japón, suele ser suficiente presentar los títulos en español con su traducción cotejada”.

Lo conveniente sería dirigirse a alguna universidad o institución de enseñanza superior que emita una graduación que el interesado entienda que es equivalente a la suya y presente su título español para que sea evaluado para, en su caso, el centro acuerde la validación del título como habilitante en Japón; en su caso podrían reconocerle un determinado número de créditos e invitar a completar estudios en la universidad que le condujesen a la obtención de la graduación a la que aspira.

Otro sistema alternativo al anterior que podría ser más interesante es dirigirse a la “National Institution for Academic Degrees and Quality Enhancement of Higher Education (NIAD-QE)”, organismo oficial, único en Japón, que además de las universidades, puede conceder titulaciones niveles Bachelor , Master y Doctorado tras los correspondientes procedimientos de evaluación a aquellas personas que pueden acreditar formación y titulación equivalente a la que conceden los centros universitarios japoneses. Es muy conveniente  acceder al enlace indicado para obtener más información al respecto.

Otro enlace interesante pero más bien orientado a extranjeros titulados o que han recibido formación universitaria en el extranjero y quieren obtenerla en Japón es (“Information on Foreign Credential Assessment and Recognition Treatment of degrees and credits acquired overseas”). del Ministerio de Educación de Japón.

Las profesiones relacionadas con Arquitectura e Ingeniería están reguladas en Japón. Los títulos otorgados por instituciones académicas de Bachelor, Master y Doctorado no habilitan por si mismos para ejercer las profesiones relacionadas con las mencionadas disciplinas. Para ejercer hay que obtener determinadas certificaciones o licencias.

Siendo como hemos dicho las fronteras bastante difusas entre los campos de la arquitectura y la ingeniería (relacionada con la construcción, se entiende), existen a nuestro criterio dos maneras de aproximarse al reconocimiento profesional y en consecuencia al ejercicio de la profesión de aquel español que tenga alguno de los títulos que le habilite como Arquitecto Técnico y quiera ejercer en Japón bien a cuenta ajena o privada.

La primera vía es cualificarse como Ingeniero Profesional en Japón (Professional Engineer, P.E. jp)

A continuación comentamos y extractamos información de la web oficial de “The Institution of Professional Engineers of Japan  IPEJ”:

Esta institución gubernamental depende del Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología (MEXT); en su nombre administra el  sistema por el que se rigen  los Ingenieros Profesionales en Japón de conformidad con la Ley PE (Ley Nº 25/1983).

lPEJ es la única  institución del país que gestiona las pruebas de evaluación y el  registro de los Ingenieros Profesionales y de los Ingenieros Profesionales Asociados en Japón.

En base a su  misión y de las obligaciones inherentes de  un ingeniero profesional, el propósito del IPEJ es llevar a cabo a nivel nacional los trabajos relacionados con la capacitación de ingenieros profesionales así como brindar orientación y servir de enlace los miembros de la institución para contribuir al mantenimiento de la dignidad de sus miembros y al progreso y mejora de la práctica de la ingeniería y en definitiva a contribuir a la mejora de la ciencia, la tecnología, el desarrollo de la economía nacional y a  la cooperación con otros países del mundo.

Es conveniente acceder al detallado documento en de 34 páginas, de 2017, que explica esta institución, incluyendo la importante información de los pasos  y trámites que hay que seguir para obtener la certificación y el registro como P.E. jp. También incluye las diferentes ramas de la ingeniería a la que quiera adherirse el interesado de acuerdo a su formación y experiencia.

Los miembros de la institución, que están autorizados a utilizar el título “P.E.Jp” en su documentación e identificación son del orden de 15.000 ( marzo 2016).

Professional Engineer Japan (P.E.Jp)  es la certificación nacional para ingenieros reconocida por la Professional Engineer Act (en adelante denominada "PE Act") en Japón. P.E.Jp se define como un ingeniero que se dedica a la práctica profesional de servicios en los campos de la ciencia y la tecnología y en relación con  la planificación, investigación, diseño, análisis, pruebas, evaluación y capacitación. Para suministrar estos servicios se requiere de una amplia experiencia científica y técnica.

El Reglamento de Aplicación de la Ley de PE especifica que el interesado puede optar y ser certificado y registrado en algunas de las áreas profesionales que se engloban en 21 segmentos de actividad ( se relacionan detalladamente en el documento al que se accede por el enlace anteriormente indicado. En este documento también se explica la ruta para obtener las certificaciones, que comentamos a continuación:

Los graduados en alguna rama de la ingeniería acreditados oficialmente como tales en Japón no tienen que pasar un primer examen. Se denomina “The Fundamental (First) Examination”, contiene diversas variantes y se convoca todos los año en octubre. Los demás deben pasarlo. Los primeros son certificados y registrados como “Associate Professional Engineers, As.P.E.jp”; los otros que superen el examen  obtiene el título de  “Engineer in Training, E.T jp”.

A continuación, según se explica en el procedimiento, los ingenieros según su  status y niveles alcanzados, deben incorporarse bien a un programa de 4 o de 7 años de experiencia práctica. Una vez esto y con el visto bueno del correspondiente comité pasan al segundo examen  que se convoca todos los años en julio. Es un examen de dos pruebas, la primera escrita y eliminatoria consistente en aspectos teóricos y resolución práctica de problemas. Los que superan esta prueba pasan a la segunda que es oral y dentro de su especialidad. Si la superan son certificados y registrados como P.E. jp.

La segunda vía de reconocimiento profesional es el que se centra en las profesiones de Arquitecto e Ingeniero de Edificación que están interrelacionadas. Cuando en Japón se quieren referir a Arquitecto en término más “puro”, tal como lo entendemos nosotros, lo suelen denominar “Design Architect”. Cuando se refieren a un profesional de la arquitectura más versátil y con componentes de ingeniería le denominan de varias formas, pero principalmente  “Building Engineer”; también “Architectural Enginieer” y parecidas variantes.

Profesionales como los mencionados se regulan según la Ley de la Arquitectura de Japón o “Kenchikushi Law” (Kenchikushi se traduce por Arquitecto). Hay que advertir que el Ministerio de Territorio, Infraestructuras y Transportes, responsable de la aplicación de esta Ley  interpreta por "Kenchikushi"  los arquitectos y a los  ingenieros de edificación. Realmente al término se le concede bastante amplitud pues engloba no solo los ámbitos de arquitectura y supervisión, sino también los de construcción, administración, formación y otros campos relacionados.

Donde se explica en detalle de la aplicación de la mencionada Ley se encuentra en dos documentos del JAEIC. Esta institución JAPAN ARCHITECTURAL EDUCATION AND INFORMATION CENTER fue designada por el Ministerio de Territorio e Infraestructuras en 1984 como el organismo central de evaluación y certificación de profesionales (arquitectos, ingenieros de edificación y relacionados ) en aplicación de la “Kenchikushi Law”. En la mencionada web se ofrecen dos documentos PDF en los que se explica en detalle todo lo concerniente a la aplicación de esta Ley y las certificaciones que concede y las rutas que establece para ello.

Como se explica en estos documentos, Kenchikushi es un sistema de calificación nacional en virtud de la Ley Kenchikushi que se promulgó y entró en vigor en 1950 y ha sido revisada varias veces desde entonces.

El profesional certificado como Kenchikushi (en diversos grados, en función de la naturaleza de las edificaciones sobre las que se responsabiliza y el ámbito de tareas que realice) tiene licencia para llevar a cabo diversos trabajos en relación con el diseño arquitectónico y la construcción de edificios y por lo tanto  juega el doble papel de  Arquitecto  y de  Ingeniero de Edificación.

Hay tres tipos de licencias: Kenchikushi de primera clase, Kenchikushi de segunda clase y Mokuzo Kenchikushi), que restringen la utilización, la dimensión y la estructura de los edificios para los cuales se certifica el profesional. Quienes pretendan convertirse en profesionales certificados  Kenchikushi deben, entre otros requisitos,  pasar el examen de calificación y obtener la licencia correspondiente.

Asociaciones Profesionales

Ya hemos mencionado dos de ellas: THE JAPAN ARCHITECTURAL EDUCATION AND INFORMATION CENTER  y The Institution of Professional Engineers of Japan,  IPEJ.

En ingeniería y arquitectura Japón es pródigo es asociaciones; bastantes de ellas recuerdan a los colegios profesionales de España y de otros países y de alguna manera también a instituciones de investigación aplicada. Desde luego los japoneses estiman en mucho pertenecer a alguna de las prestigiosas y antiguas asociaciones profesionales del país.

Dos de ellas, que recomendamos visitar, son el Architectural Institute of Japan y la Japan Society of Civil Engineers, JSCE.

Entrando en la primera de ellas, ofrece una interesante opinión sobre la distinción entre el grupo de Arquitectos e Ingenieros de Edificación por un lado y el de Ingenieros civiles por el otro.

Otras asociaciones de interés son las siguientes:

Estamos en las Redes Sociales

Login