Las condiciones de trabajo

Las condiciones de trabajo en Suecia

Información General

CONTRATOS DE TRABAJO Y CONDICIONES LABORALES

De la página Guía País Suecia ICEX 2015 extractamos lo siguiente:

Contratos de Trabajo

Los tipos de contrato en Suecia se reducen a dos:

  • por tiempo indefinido o
  • temporal (por tiempo limitado), siendo la primera modalidad la más extendida.

Según la ley que regula este aspecto el contrato es por defecto indefinido si no se especifica nada en contrario en el contrato. El tipo de contrato por tiempo limitado se suele aplicar en trabajos estacionales o en sustituciones por bajas temporales. La contratación por horas no se considera un tipo de contratación en sí misma sino una forma de pago del salario (pago por horas) pero la contratación debe tener una de las dos formas anteriores.

El caso más habitual de finalización de un contrato laboral es que el empleado decida cambiar de empleador. Sin embargo, y aunque son los casos menos comunes, también existe la posibilidad de que sea el mismo empleador el que decida poner fin al contrato si tiene una razón para ello.

Existe la posibilidad de realizar contratos de prueba con un máximo de 6 meses, no siendo aceptable esta forma de contratación si el empleado ya ha trabajado para la empresa con un contrato por tiempo limitado para cubrir una baja o hacer una sustitución.

El trabajador individual sueco tiene determinados beneficios adquiridos ya sea por contrato o por convenio colectivo, entre los que se incluyen 25 días laborables de vacaciones pagadas, bajas por enfermedad o por cuidado de los hijos, 480 días de baja por maternidad/paternidad, horas de trabajo controladas, compensación por horas extras y beneficios de pensión.

Para más información, se puede visitar la página web de Arbetsmiljöverket (Oficina de Entorno Laboral de Suecia).

Trabajadores Extranjeros

Suecia pertenece al Espacio Europeo Schengen, que representa un territorio donde está garantizada la libre circulación de personas. Los estados firmantes del Tratado Schengen han suprimido todas las fronteras interiores y en su lugar han establecido una única frontera exterior.
 
Los ciudadanos tanto de la Unión Europea como del Espacio Económico Europeo (EEE) tienen libertad de entrada y salida en Suecia para estancias inferiores a 90 días. Tan sólo necesitan un pasaporte o un carné de identidad donde la nacionalidad se vea clara. Para los ciudadanos de la UE y EEE no es necesario tener permiso de trabajo, por lo que pueden trabajar desde el mismo día de su llegada.

Para estancias superiores a 90 días, es necesario tener un permiso de residencia en línea con los acuerdos existentes con el Espacio Económico Europeo. Debe solicitarse un solo permiso para cada persona que entre el país y en el caso de los ciudadanos de los países de la UE y EEE se puede esperar a residir en Suecia para solicitarlo. Esta solicitud debe cursarse en la Agencia de Inmigración. Se recomienda hacer este trámite en la propia página web de Migrationsverket, dónde se puede encontrar un acceso directo para ciudadanos de la UE o EEE. De esta manera el proceso se agiliza y en pocas semanas se comunica una resolución al solicitante. También existe la posibilidad de hacerlo mediante la Embajada o el Consulado Sueco antes de entrar en Suecia.

El permiso de residencia sirve también para llevar control de las personas de cara a los impuestos y los beneficios sociales. Tras su obtención es posible comenzar a tramitar en la Agencia Tributaria Sueca (Skatteverket) la solicitud del Número de Identificación Personal (Personnummer). Este número será requerido por las autoridades, el sistema de salud, las escuelas y universidades, además de bancos, aseguradoras y cualquier otra empresa con la que se vaya a realizar un contrato.

En caso de no haber encontrado un empleo en los seis meses posteriores a la llegada, el Consejo de Inmigración podría solicitar pruebas de que se está buscando trabajo de forma activa. También es necesario demostrar que se poseen los recursos necesarios para subsistir.

Salarios, Jornada Laboral

En Suecia no existe un salario mínimo interprofesional fijado por ley como sí ocurre en España. Los asuntos salariales son negociados y acordados entre las partes implicadas, es decir, entre los sindicatos y las asociaciones patronales de cada sector. Los acuerdos o convenios colectivos fijados suelen incluir reglas sobre los salarios mínimos y se aplican, por lo general, a los trabajadores miembros del sindicato. La práctica habitual en el mercado laboral sueco es fijar salarios individualizados, en función de la valía, del rendimiento y del desarrollo del trabajador.

El salario medio mensual en 2014 se situó en 37.260 coronas según datos de la Oficina de Estadística de Suecia, si bien este dato puede variar considerablemente dependiendo del sector, de la profesión, de la zona del país o de la formación, entre otros aspectos.

La legislación que regula la jornada laboral es la Ley de horarios de trabajo. Esta normativa afecta a los trabajadores por cuenta ajena (sean suecos o de otra nacionalidad y siempre que el trabajo sea realizado en territorio sueco) y regula, fundamentalmente, la duración de la jornada laboral diaria, semanal y mensual, el reparto de horas de trabajo durante el día y el derecho a pausas y descansos a lo largo de la jornada.

La jornada laboral en Suecia es por término general de 40 horas. Está limitada a un máximo de 48 horas de media a la semana (ordinarias junto con extra) durante un periodo de 4 semanas y 200 horas al año. Es frecuente que los trabajadores se tomen días extras de vacaciones como compensación por las horas extraordinarias trabajadas.
 
A partir del 1 de agosto de 2011, los trabajadores pueden trabajar horas extra sin la necesidad de que el empleador solicite ningún tipo de permiso especial otorgado por Arbetsmiljöverket (Autoridad Sueca de Relaciones Laborales), siempre que haya razones específicas que así lo requieran y si estas situaciones no se pueden resolver de ninguna otra forma razonable. Esta normativa no recoge el derecho a la remuneración de horas extra, de turnos o de otras cuestiones específicas. Estos aspectos son recogidos por los numerosos convenios colectivos acordados entre las empresas y los trabajadores y/o en la negociación individual a la hora de la contratación. Para más información, se puede visitar la página web de Arbetsmiljöverket.

Relaciones Colectivas; Sindicatos; Huelga

El hecho del que el mercado de trabajo sueco haya estado tradicionalmente muy regulado conlleva en la actualidad gran cantidad de beneficios sociales para los empleados. Las leyes suecas en materia laboral fomentan la igualdad de condiciones y la no discriminación por causas étnicas, políticas, de género, edad, orientación sexual o discapacidad. Además de la legislación, la negociación colectiva y la cooperación entre empleados, empleadores y sindicatos juegan un papel clave. La mayoría de los puestos de trabajo están sujetos a los acuerdos colectivos que regulan los salarios y las condiciones laborales. Cabe destacar que, en Suecia, los sindicatos tienen un papel muy importante puesto que, además de las funciones negociadoras, son los encargados de administrar la caja que gestiona el seguro de desempleo.

Los trabajadores suecos tienen un alto índice de pertenencia a sindicatos. Aproximadamente un 70% de los trabajadores están afiliados a algún sindicato, lo que convierte a Suecia en uno de los países del mundo con mayor grado de sindicación. Gran parte de los trabajadores no afiliados suelen ser personal de embajadas o trabajadores de empresas extranjeras asentadas en Suecia.

Los trabajadores no cualificados son en su mayoría miembros de Landsorganisationen i Sverige, LO, (Confederación General de Trabajadores de Suecia) mientras que los trabajadores cualificados pertenecen a TCO (Confederación Sueca de Empleados Profesionales) y SACO (Confederación de Grupos Profesionales con titulación superior).
 
Los empresarios también tienen asociaciones patronales. En el sector privado destaca la Confederación de Empresas Suecas (Svenskt Näringsliv), de la que forman parte varias asociaciones sectoriales o industriales.
Los sindicatos y las patronales negocian convenios colectivos que incluyen las obligaciones de las partes. Estos contratos suelen cubrir cuestiones salariales, dietas, horarios, vacaciones, seguros complementarios y normas en el trabajo. Incluyen también una cláusula de paz laboral por la que las partes se comprometen a no convocar una huelga durante la duración del convenio que puede oscilar entre uno y tres años. Si las partes no son capaces de llegar a un acuerdo, entonces tienen derecho a convocar huelgas o encierros. Aunque esto pueda parecer conflictivo a simple vista, en la realidad se producen pocas acciones o huelgas.

LA SEGURIDAD SOCIAL Y ASISTENCIA SANITARIA

La información que se ofrece en este capítulo ha sido extractada en su mayoría de la Guía País SUECIA 2015 del ICEX.

La Seguridad Social

La Seguridad Social sueca cubre un amplio rango de prestaciones, desde bajas por paternidad y maternidad a seguros por accidente, por jubilación o invalidez. Este sistema lo administra la Caja de la Seguridad Social (Försäkringskassan).

El poder decisorio sobre el sistema médico y sanitario en Suecia se comparte entre el gobierno central, los regionales y los locales. El gobierno central es el encargado de establecer los principios y directrices, a través de leyes y ordenanzas, estableciendo la agenda pertinente.

La mayoría de los beneficios sociales son administrados localmente por las Oficinas Públicas de los seguros sociales (allmän försäkringskassa), excepto el seguro de desempleo, que se financia con la caja de desempleo administrada por los sindicatos. Cada ayuntamiento tiene su oficina de la seguridad social con un número de oficinas locales. Estas oficinas no juegan ningún papel a la hora de financiar el sistema. Por su parte, desde enero de 2010, la Agencia Sueca de Pensiones es la encargada de administrar los fondos del sistema nacional de pensiones.

Las oficinas de la Seguridad Social son supervisadas por el Consejo Nacional de la Seguridad Social (Riksförsäkringsverket) que también puede hacer recomendaciones en la aplicación de la legislación de la seguridad social.

La Seguridad Social estatal se financia mediante las contribuciones obligatorias de los empresarios, que suponen un 31,42% del ingreso bruto de las contribuciones totales. El porcentaje que corresponde a la contribución para la jubilación es el 7% del ingreso, hasta un máximo de 456.762 SEK. Con las siguientes excepciones (para el año 2014):

  • La empresa no paga ninguna contribución por los empleados nacidos antes de 1937.
  • Para los empleados nacidos entre 1938 y 1949, la contribución se reduce, el empleador únicamente paga el 10,21%.
  • Para los jóvenes nacidos a partir de 1988 la empresa paga sólo un 15,49%.
  • Los trabajadores de ciertos sectores también tienen contribuciones reducidas.

Cuando un trabajador cae enfermo, es el empresario el que paga la retribución durante los primeros 15 días. A partir de entonces, el Estado se hace cargo, deduciendo antes los impuestos correspondientes.

En el año 2014, el gasto público en seguros sociales supuso un 6% del PIB, lo que, prácticamente, representa el nivel más bajo en los últimos 30 años.

Sanidad

Si se pone enfermo durante su estancia en Suecia deberá llamar a un médico concertado. Para las emergencias deberá utilizar el número de teléfono 112. Puede ser asimismo atendido en el servicio de urgencias “akutmottagning”. Existe un convenio por el cual los miembros de la Unión Europea pueden beneficiarse de la asistencia médica en las mismas condiciones que un nacional. Si tiene previsto viajar, es recomendable solicitar en su centro de la Seguridad Social la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE).

Una persona ingresada en un hospital de Suecia paga 80 SEK al día los diez primeros días y 60 SEK diarios a partir del décimo día. Este servicio es gratuito en el caso de pacientes menores de 18 años. En las visitas médicas, en el marco de la asistencia primaria, las cuotas oscilan entre 100 y 200 SEK. Si se acude a un especialista el coste máximo es de unos 350 SEK. Para limitar los gastos de los pacientes, hay una protección contra costes elevados, que implica que, la persona que ya haya pagado entre 900 y 1.100 SEK, dependiendo de su área de residencia, no necesita pagar por las visitas posteriores durante un periodo de doce meses, calculado desde la primera visita. Para los medicamentos con receta existe una construcción similar, según la cual nadie precisa pagar más de 2.200 SEK por cada periodo de doce meses (excepto en Estocolmo, donde ese máximo es de 1.800 SEK). Si necesita medicamentos, el médico le hará una receta que podrá presentar en la farmacia (“apotek”). Existe la posibilidad de asociar la receta a su “personnummer” y en la farmacia se puede acceder a todo lo recetado a esa documentación.

Por norma general, las estancias en Suecia no requieren ningún tipo de vacuna. Sin embargo, si se tiene previsto viajar a zonas rurales, zonas boscosas, campos o pastos, es muy aconsejable la vacunación contra la encefalitis transmitida por garrapatas, para lo que se deberá acudir a un centro de vacunación internacional. Es importante tener en cuenta que el proceso dura alrededor de dos meses, por lo que será necesario preverlo con tiempo suficiente antes del viaje. Al año mueren entre 20 y 30 personas por esta causa. En caso de picadura se recomienda acudir inmediatamente a un hospital.

Försäkringskassan (Instituto de la Seguridad Social)
LM Ericssons väg 30, Hägersten
103 51 Stockholm
Tel: +46 8-786 90 00 Fax: +46 8-411 27 89
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Web: www.forsakringskassan.se

FISCALIDAD

Estructura General

A) Impuestos directos:

Impuesto sobre la renta: los individuos residentes tributan sobre la totalidad de sus ingresos, hayan sido obtenidos en el país o no. Los impuestos sobre la renta tienen carácter estatal y local. Los impuestos sobre la renta estatales comprenden dos tramos (el inferior con un tipo impositivo del 20% y el superior con un tipo del 25%), mientras que los locales se situaron en un tipo medio del 31,86% en el año 2014. Los no residentes sólo tributan por determinados tipos de ingresos.

Impuesto sobre sociedades: a partir del 1 de enero de 2013, los beneficios de las empresas están sujetos a un impuesto del 22%. Este valor fue reducido considerablemente con respecto a la cifra anterior, situada  en el 26,3%.

B) Impuestos indirectos:

Impuesto sobre el valor añadido (en sueco MOMS): el tipo general del impuesto sobre el valor añadido (IVA) es 25%. Existen tipos reducidos del 6 y el 12% para ciertos productos.
Otros impuestos indirectos de importancia son los que se aplican al tabaco y a las bebidas alcohólicas, así como los que afectan a los combustibles, a la adquisición y tenencia de automóviles, etc. También existen los llamados impuestos ecológicos, que gravan las emisiones de dióxido de carbono, azufre, etc.

C) Otros tributos:
Este apartado, que se desarrolla posteriormente, comprende las cotizaciones sociales que abonan las empresas, el impuesto sobre la vivienda, el impuesto sobre bienes inmuebles no residenciales y el impuesto sobre beneficios de capital derivado de transmisión de propiedad inmobiliaria

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

El impuesto sobre la renta de las personas físicas está compuesto por:

  • Tramo local. Es un impuesto proporcional que varía entre los distintos municipios, en 2014 la tasa promedio fue del 31,86%. Este impuesto es pagado por todos los niveles de rentas.
  • Tramo estatal. Se aplica únicamente a rentas superiores a 430.200 SEK, umbral que se ajusta anualmente. De acuerdo con el principio establecido en la reforma fiscal de 1991, este ajuste se hará en base a la inflación más dos puntos porcentuales. De esta forma, se permite un incremento de los ingresos reales sin que eso suponga un aumento de la tasa marginal. En la práctica, sin embargo, las variaciones se han producido por consideraciones de tipo político.

En 2015, se aplica el tipo fijo estatal del 20% para rentas situadas entre los 430.200 y los 616.100 SEK. A partir de esa cantidad, se establece un tipo fijo del 25%. Se trata, por tanto, de un impuesto proporcional, una vez que el contribuyente supera el umbral.

Los intereses, dividendos y beneficios se consideran rendimientos del capital y están sujetos a un gravamen estatal fijo del 30%. Está permitido realizar deducciones por los intereses pagados y las pérdidas. Si los rendimientos del capital son negativos, el 30% de la pérdida hasta los 100 000 SEK y el 21% de la parte que exceda de esa cantidad, puede compensarse contra el impuesto estatal y municipal sobre la renta.

Suecia y España han firmado un Convenio para evitar la doble imposición, de tal manera que ningún ciudadano pague impuestos en ambos países por el mismo concepto. De todos modos, si el interesado trabaja en Suecia es bastante probable que tenga que pagar sus impuestos en este país. El impuesto sobre la renta es progresivo, y grava los ingresos de la siguiente manera:

Como complemento a la información anterior sobre impuestos, en el siguiente enlace se pueden consultar los impuestos que en la actualidad existen en Suecia, como el MOMS (nuestro IVA), o el impuesto sobre la renta, entre otros.

TRABAJAR COMO AUTÓNOMO

Un autónomo en Suecia es considerado desde el punto de vista legal como una empresa unipersonal, o “empresario individual” (Enskild Näringsidkare). Deberá, pues, poner en marcha una empresa privada (Enskild Firma) y tendrá responsabilidad personal ilimitada frente a posibles deudas.

Para dar de alta una empresa en Suecia hay que acudir a la Oficina de Registro de Compañías (Boagsverket). A continuación habrá que rellenar un formulario denominado F-Skattesedet, para poder proceder al pago mensual de impuestos y seguros sociales.

Para poder darse de alta como Enskild Firma hay que ser independiente y hay que demostrar a la Agencia Tributaria sueca que se tiene más de un cliente. Si solo se tiene un cliente, la Agencia Tributaria considerará que se trata de una irregularidad y que ese cliente en realidad es una empresa que trata es de pagar menos impuestos a través de la no contratación de un trabajador, obligándole a aparecer como si fuera un autónomo.

Como trabajador por cuenta propia se asumen todas las responsabilidades tanto si hay ganancias como si hay pérdidas. Se exige llevar una contabilidad de la empresa y pagar los impuestos correspondientes por la actividad económica realizada. Si la empresa tiene menos de 10 trabajadores y tiene un beneficio neto de menos de 24 millones de coronas suecas (unos 2,5 millones de euros) no es obligatorio contratar un contable.

También es posible constituirse como sociedad, y que los socios sean autónomos, con responsabilidad compartida. En Suecia existe igualmente la figura de la sociedad limitada, en la cual algunos de los socios pueden tener una responsabilidad limitada frente a acuerdos y a deudas, pero en este caso al menos uno de los socios deberá ser plenamente responsable por acumulación de deudas.

EJERCER COMO ARQUITECTO TÉCNICO ESPAÑOL EN SUECIA

Introducción

Nos parece interesante comentar el entorno general del ejercicio de la profesión de la  arquitectura en Suecia. La mayoría de estos profesionales trabaja en el sector privado, alrededor de las tres cuartas partes de los mismos. Casi el 60 % de los arquitectos trabajan a cuenta ajena en la empresa privada, y casi el 20 % lo hacen como profesionales independientes. La mayoría de las empresas (estudios de arquitectura) las forman uno o dos profesionales. Respecto el sector público los que más arquitectos contratan son las administraciones locales que buscan principalmente arquitectos especializados en planificación urbana y en edificación de oficinas. Las plazas se suelen anunciar en las web de las entidades públicas locales a las que corresponda.

Es interesante leer el documento, se trata de un estudio de 2014 sobre la contratación de ingenieros y arquitectos en las municipalidades de Suecia.

Respecto el mundo de la ingeniería podemos decir que en Suecia ejercen como ingenieros unos 300.000 ciudadanos. Solo el 50 % están en posesión de titulaciones universitarias que se sitúan en general en el primero y segundo ciclo que son respectivamente Bachelor of Sciences (BCs), de tres años, o Master of Sciences (MSc) de cinco. La mayoría de ellos trabaja para el sector privado, pero también lo hacen para organismos municipales. El 60 % de ellos trabajan en o en los alrededores de las tres ciudades más importantes: Estocolmo, Gotemburgo y Malmö. El desempleo entre ingenieros es bajo y todo indica que en los próximos años se va a producir escasez de ellos. Hasta el momento la demanda de ingenieros es similar para los niveles BCs y MSc.

Profesiones Asimiladas a la de Arquitecto Técnico

Por parecernos que la información que aporta es relevante reproducimos el texto que se incluye en la página del Consejo General la Arquitectura Técnica de España, en particular la sección “Internacional”, y concretamente el apartado “Suecia”.

Formación académica

Generalidades sobre el Sistema Educativo
La enseñanza básica y obligatoria comprende en Suecia nueve cursos. La enseñanza secundaria consta normalmente de tres cursos y resulta relativamente especializada. Tres de sus modalidades preparan para un posterior estudio universitario, otras 13 tienen una orientación práctica y constituyen formaciones profesionales.

El acceso a la enseñanza superior requiere la conclusión de los estudios secundarios con el examen de bachiller, habiendo cursado las modalidades que preparan para estudios universitarios. Programas de becas estatales facilitan la reincorporación de personas que ya han trabajado al sistema educativo secundario y a los estudios superiores.

Recientemente se ha abandonado en Suecia un sistema peculiar de formación de ingenieros de grado medio que estaba integrado en la enseñanza secundaria, aunque tenía una duración que superaba la normal en un año. Actualmente se adquiere una formación similar cursando la educación secundaria normal (aunque en una rama preparatoria en el último año) y posteriormente una carrera universitaria de dos años o dos años y medio.
Las formaciones de ciclo largo en ingeniería y arquitectura se adquieren en Suecia en Universidades y tienen duraciones de cuatro años y medio o cinco años.

Todas las carreras técnicas, sean de ciclo largo o corto, exigen la realización de prácticas profesionales previas y durante la carrera de entre cuatro y seis meses.

  • Estudios que interesan al Sector de la Construcción
  • Estudios superiores de tres años o más

En Suecia existen dos profesiones con formación universitaria de entre cuatro años y medio y cinco años que realizan, en el proceso de la construcción, funciones próximas a las de los Arquitectos y Arquitectos Técnicas de España:

  • Arquitecto (Arkitekt)
  • Ingeniero Civil (Civilingenjör)- Ingeniero de Caminos y Obras Hidráulicas (Väg- och vattenbyggnadsingenjör)

En Suecia el término Ingeniero Civil designa a los que han cursado una ingeniería de ciclo largo, frente a los que se denominan simplemente Ingenieros (Ingenjör) o Ingenieros de Secundaria (Gymnasieingenlor). El término Ingeniero de Caminos y Obras Hidráulicas (Väg- och vattenbyggnadsingenjör) se aplica a quienes han cursado esta carrera, que es la única relacionada con la construcción, para distinguirlos de otros Ingenieros civiles. El uso del término Ingeniero civil resulta en Suecia un tanto contradictorio ya que, aunque en sentido estricto designa a todo tipo de Ingenieros con formación de ciclo largo, suele aplicarse por antonomasia, como sinónimo, a los Ingenieros de Caminos y Obras hidráulicas, excluyendo los Ingenieros eléctricos, mecánicos, químicos, etcétera.) con una amplia variedad de especializaciones:

  • Ingeniería estructural       
  • Técnicas de construcción de edificios
  • Dirección de proyectos de edificación (Proyect Management)
  • Dirección de proyectos infraestructurales (Proyect Management)
  • Geotécnica
  • Ingeniería hidráulica y técnicas de conservación de agua
  • Construcción de carreteras y planificación del tráfico
  • Planificación territorial y urbanismo
  • Ingeniería ambiental

Además de estas dos profesiones, otras ramas de la ingeniería de ciclo largo incluyen especializaciones que tienen un papel complementario en la planificación y ejecución de determinadas construcciones complejas:

  • Ingeniero Civil (Civilingenjör) - Ingeniero Industrial (Maskinteknikingenjör) (Literalmente Ingeniero de tecnología de máquinas.) • con la especialización:
    • Calefacción, ventilación e instalaciones sanitarias
  • Ingeniero Civil (Civilingenjör) - lngeniero Eléctrico (Elektroingenjör)
    A partir del curso 1994/95 se oferta en la Escuela de Ingeniería (Ingenijörskola) de la Real Universidad Técnica de Estocolmo una carrera nueva que, con una duración de tres años, combina la ingeniería de la construcción con su gestión económica.
  • Ingeniero en Técnica de Construcción y Economía (Ingenjör i Byggteknik och Ekonomi)

Otros estudios relacionados con el sector
Otras formaciones de ingeniería más cortas que las de los Ingenieros Civiles y de los Ingenieros en Técnica de Construcción y Economía se ofertan en Suecia desde hace pocos años, de forma que los primeros titulados están apareciendo actualmente en el mercado de trabajo. Tal como los estudios del Ingeniero en Técnica de Construcción y Economía, se cursan en centros universitarios especiales (Ingenijörskola) -que pueden estar integrados en las Universidades Técnicas- y duran entre dos años y dos años y medio. El último año de la escuela secundaria dispone de una especialidad que prepara para estos estudios. Para el área de la construcción interesa sobre todo la especialidad, de dos años de duración:

  • Ingeniero en Técnica de Construcción (Ingenjör i Byggteknik).

Ciertas especialidades de este nivel de ingeniería trabajan normalmente en otros sectores, aunque un pequeño número resulta estar activo en la construcción:

  • Ingeniero en Técnica Industrial (Ingenjör i Maskinteknik), en el área de las instalaciones sanitarias y de calefacción y ventilación.
  • Ingeniero en Electrotécnica (Ingenjör i Elektroteknik)

Una formación importante hasta hace pocos años, pero actualmente extinguida y sustituida por la del Ingeniero en Técnica de Construcción, es:

  • Ingeniero de Secundaria en Técnica de la Construcción (Gymnasieingenjör i Byggteknik). Se trataba de una formación integrada en la enseñanza secundaria con una duración de cuatro años que se repartían entre contenidos de educación general y la preparación específica en ingeniería.
Profesiones

El acceso a las profesiones
Las denominaciones de los títulos no están protegidas por ley en Suecia. Cualquiera puede llamarse Arquitecto o Ingeniero aunque no tenga ningún título académico o un reconocimiento comprobado de su cualificación.

Solamente en el caso de los Arquitectos existe un organismo profesional: la SAR (Svenska Arkitekters Riksförbund),  que ha adquirido un cierto papel garante de la cualificación de sus miembros, aunque la mayor parte de los entrevistados califica esta garantía más bien de débil. Las condiciones de acceso a este Organismo son:

  • posesión de un título universitario de Arquitecto por una universidad sueca o de una formación equivalente en otros países (se considera válida la directiva de Arquitectos de la UE) y una práctica profesional comprobada de al menos un año, o
  • práctica profesional de al menos 10 años y realización de un programa de cursos formativos diseñado por la SAR según las características del candidato.

En la práctica casi todos los Arquitectos reconocidos por la SAR han sido aceptados mediante título universitario. La SAR estima que abarca con sus cerca de 4000 miembros el 90% de los Arquitectos suecos que se puedan considerar cualificados, mientras que del total de los que ejercen como Arquitectos aproximadamente el 75% son miembros de esta organización.

Diferentes asociaciones de Ingenieros Civiles pretenden desempeñar una similar función garante de la cualificación, aunque en la práctica este papel no parece serles reconocido todavía y prevalece, por tanto, su cometido sindical. (La mayor parte de los arquitectos e Ingenieros trabajan como asalariados y las mencionadas organizaciones representan sus intereses en las negociaciones con los empleadores, es decir consultoras, empresas constructoras y administraciones públicas.).A la hora de seleccionar Arquitectos o Ingenieros las empresas o los promotores valoran sobre todo los estudios universitarios y la experiencia práctica.

A la vez, la recién unificada Organización de Empresas Consultoras de Arquitectura e Ingeniería (AIF - Arkifekt- och Ingenjörsföretagen) pretende establecer un control de la cualificación de sus miembros, aunque actualmente prevalece también en este caso su función de asociación empresarial que negocia con los sindicatos.

Del mismo modo, por lo que respecta a las nuevas profesiones de Ingenieros con formaciones de dos o tres años en escuelas universitarias, la posesión del título académico es la única garantía de cualificación y, por tanto, la única forma de acceder a la profesión. No existe una protección legal específica ni tampoco obligación de pertenecer a ninguna organización profesional.

Normas legales que fijan la intervención de los diferentes profesionales en el proceso constructivo.
No existen en Suecia normas legales que establezcan la necesidad de que determinadas profesiones intervengan en el proceso constructivo. Los permisos de construcción deben ser solicitados ante los Comités de la Construcción de las corporaciones locales, que evalúan la corrección técnica de la documentación respecto a las normas de urbanismo, la adecuación de los principales elementos estructurales y cimientos y el cumplimiento de las normas de seguridad y aislamiento.

Antes del inicio de los trabajos el promotor y la constructora deben nombrar ante la corporación local un Director de Obra responsable de la correcta ejecución de los trabajos. Este profesional tiene que estar inscrito en el Registro de Directores Responsables de Obra del Consejo Nacional de la Vivienda, Construcción y Planificación. Para dicha inscripción se requiere un pequeño examen que versa, especialmente, sobre el conocimiento de los reglamentos legales de la construcción. Aunque legalmente no es precisa esa titulación, los Directores Responsables de Obra son, por lo general, Ingenieros Civiles u otros Ingenieros experimentados. El director de obra tiene que llevar un diario de los trabajos y facilitar al Comité de la Construcción de la corporación local el control de la obra, para su inspección directa en determinadas fases (terminación de los cimientos, de la estructura, etc.).

Los contratos entre el promotor y la constructora prevén normalmente un control de la obra por un Ingeniero independiente. Las aseguradoras implicadas en el proyecto pueden exigir un control adicional de la ejecución.

Funciones de las diferentes profesiones en el proceso constructivo

El papel de las diferentes profesiones se puede resumir de la siguiente forma:

Los Arquitectos en Suecia se centran en el diseño arquitectónico y la adaptación del objeto al entorno. Durante la ejecución de la obra el Arquitecto suele estar muy poco implicado. El asesoramiento del promotor por el Arquitecto durante la ejecución suele limitarse a los aspectos que afectan a la estética del edificio. Construcciones industriales y de infraestructuras suelen construirse sin la intervención de Arquitectos, y los pequeños edificios de viviendas se construyen con frecuencia según planes estandarizados de los constructores sin emplear un Arquitecto en su adaptación concreta.

Ingenieros (Las cualificaciones de los antiguos Ingenieros de Secundaria y de los nuevos ingenieros con formación de ciclo corto se pueden considerar en la práctica como equivalentes.) e Ingenieros Civiles de Caminos y Obras Hidráulicas tienen un papel muy importante tanto en el diseño de los proyectos como en su ejecución. A pesar de no existir una división rígida entre las funciones de las diferentes titulaciones de ingeniería, se puede decir que los Ingenieros de ciclo largo (Ingenieros Civiles) se centran, en términos generales, en el diseño y cálculo de estructuras y en funciones de dirección de empresas constructoras. Los Ingenieros de ciclo corto trabajan en mayor medida en las empresas constructoras a pie de obra en funciones de dirección y supervisión. Especialistas de ambos niveles se dedican a funciones específicas de geotécnica, economía y organización de la construcción.

Consideraciones en relación a la situación española

En una evolución similar a la del Reino Unido y los otros países nórdicos, los Arquitectos de Suecia han perdido en las últimas décadas una parte de su antiguo campo profesional por centrarse fundamentalmente en el diseño arquitectónico-artístico, dejando a otras profesiones -tanto en el aspecto formativo como en el práctico- las funciones más técnicas del proceso de construcción.

Los Ingenieros Civiles e Ingenieros especializados en funciones de diseño estructural y de instalaciones, en la dirección y control de obras, en aspectos de la economía de la construcción, etc., ocupan actualmente casi todas las funciones de diseño técnico, planificación, supervisión y control del proceso constructivo. La distribución de funciones concretas entre Ingenieros Civiles e Ingenieros no es rígida, y depende en buena medida de la experiencia de cada profesional. No obstante, los Ingenieros Civiles tienen un acceso más fácil y rápido a los puestos de elevada responsabilidad que sus colegas de ciclo corto, ocupando frecuentemente los puestos de dirección de las grandes empresas constructoras y de la mayoría de consultoras de ingeniería.

Los Ingenieros suelen trabajar en mayor medida a pie de obra y acceder con menor frecuencia a funciones de supervisión general, diseño técnico y dirección empresarial. La sustitución de los antiguos Ingenieros de Secundaria por nuevas titulaciones de dos o tres años en escuelas universitarias ha incrementado la especialización de estos Ingenieros de ciclo corto y probablemente ha incrementado también su nivel de cualificación. Además, su inserción en la formación universitaria facilita el reconocimiento de estos títulos en el contexto de profesiones similares de otros países europeos.

Las profesiones más próximas a los Arquitectos Técnicos españoles resultan en Suecia la de los Ingenieros de Técnica de Construcción (Ingenjör i Byggteknik) y la de los Ingenieros de Técnica de Construcción y Economía (Ingenjör i Byggteknik och Ekonomi).

En el primer caso, por su carrera de dos años más un curso preparatorio al final de la enseñanza secundaria, su nivel de formación puede ser algo inferior. A pesar de no tener una intervención en el proceso constructivo que sea obligatoria por ley, en la práctica trabajan en tareas muy parecidas a las de la mayor parte de los Arquitectos Técnicos españoles, dedicándose a la dirección, supervisión y control de obras y al diseño de detalle u obras de menor envergadura.

La segunda profesión es de creación muy reciente. Una formación de tres años amplía los contenidos de la anterior en el campo de la gestión económica y organizativa de la construcción, y, previsiblemente, tendrá un campo funcional parecido en el seno de las empresas constructoras, reforzando su implicación en los aspectos económicos y organizativos. Por su duración resulta plenamente comparable con los Arquitectos Técnicos españoles, aunque su especialización la diferencia en cierta medida.

Los Ingenieros Civiles suecos, no obstante, muestran un nivel formativo superior –cursan estudios durante cuatro años y medio o cinco años- y de mayor orientación hacia el diseño de estructuras y la aplicación de métodos matemáticos y modelos teóricos, aunque en la práctica, al menos al comienzo de su ejercicio profesional, pueden ejercer funciones parecidas a las de los Ingenieros de ciclo corto.

Profesiones Reguladas en Suecia. Homologación de Títulos.

Los títulos de Aparejador, Arquitecto Técnico e Ingeniero de Edificación no existen como tales en Suecia. Por supuesto que ello no impide ejercer en el país, en el que hay otras profesiones que  resultan total o parcialmente equivalentes con las españolas.

Suecia como miembro de la EEE se encuentra acogido a la directiva europea 2005/36/CE relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales. Según dicha directiva las titulaciones de profesiones reguladas obtenidas en un estado miembro de EEE o Suiza deberán ser aceptadas en otro estado miembro.

A este respecto recomendamos leer el apartado del texto general de Aparejadores Mundi “Ejercer en el extranjero con un título académico español, que tras abordar lo referente a trámites de legalización de documentos presenta el punto “Homologación de títulos y reconocimientos profesionales. Caso del Arquitecto Técnico de España”.

Por un lado tenemos lo que de forma general se denominan profesiones reguladas o reglamentadas que tanto en España como en Suecia se refieren a  aquellas que para ejercerlas necesitan al menos de un título oficial reconocido por el Estado. Y por otro lado aparecen las profesionales reguladas bajo la directiva 2005/36/CE.

En la dirección de la web de la Unión Europea “profesiones reguladas” se presenta una min-guía muy interesante que explica con bastante detalle esta particular y que recomendamos leer.

También abunda en lo anterior el Ministerio de Empleo de España apartado WEB EMPLEO SUECIA.

Es importante hacer notar que La profesión de Arquitecto Técnico  está regulada en España según la directiva  mencionada pero no lo está en Suecia. Las profesiones españolas de Aparejador e  Ingeniero de Edificación no aparecen en la base de datos de profesiones reguladas según la directiva.

Además, ninguna de las profesiones comentadas en al anterior apartado 6.6.1 que pueden ser en mayor o menor grado asimilables a la de Arquitecto Técnico de España está regulada en Suecia. Ello es coherente con lo que en dicho apartado se indica de que “Las denominaciones de los títulos no están protegidas por ley en Suecia. Cualquiera puede llamarse Arquitecto o Ingeniero aunque no tenga ningún título académico o un reconocimiento comprobado de su cualificación” y que “No existen en Suecia normas legales que establezcan la necesidad de que determinadas profesiones intervengan en el proceso constructivo”.

En definitiva, para ejercer en Suecia las funciones inherentes a las de un Arquitecto Técnico puede teóricamente llevarlas a cabo cualquier profesional que acredite tener las competencias para hacer bien su trabajo en las tareas exigidas. Será el potencial empleador el que en base a las titulaciones, experiencias y pertenencia a asociaciones profesionales de prestigio aportadas por el interesado decida proceder a su contratación, o bien si el interesado decide trabajar como profesional independiente serán los clientes quienes recabarán sus servicios en función de las mencionadas acreditaciones y la confianza que el profesional transmita.

En cualquier caso es recomendable siempre a fin de aclarar dudas dirigirse al punto de contacto oficial en Suecia que atiende y orienta sobre el  reconocimiento de cualificaciones profesionales de ciudadanos extranjeros y así informarse bien sobre los requisitos para ejercer la profesión deseada en Suecia :
Universitets- och högskolerådet
The Swedish Council for Higher Education
Box 45093
SE-104 30 Stockholm
SWEDEN
Tel: + 46  (0) 10 470 03 00 (The opening hours of the switchboard are
Mon–Thu 8:30–16:30, Fri 8:30–16:00.
The switchboard is closed for lunch 12:00–13:00)
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Website: www.uhr.se

En la página web de la institución señalada, la Swedish Council for Higher Education puede el interesado extranjero solicitar “on line” una evaluación gratuita de sus titulaciones académicas, a fin de que la pueda comparar con las titulaciones equivalentes de Suecia, eso si no se le facilitará ninguna certificación como tal.

Organizaciones Profesionales en Suecia

En Suecia como en el resto de los países nórdicos: Dinamarca, Estonia, Finlandia, Noruega no existe la colegiación ni siquiera un registro obligatorio en el cual inscribirse para ejercer las profesiones como la arquitectura, ingeniería y profesiones afines. Ello está en línea con lo que se ha comentado en el punto anterior en el sentido de que las denominaciones de los títulos no están protegidas por ley. Cualquiera puede llamarse Arquitecto o Ingeniero aunque no tenga ningún título académico o un reconocimiento comprobado de su cualificación.

Eso sí, hay diversas asociaciones profesionales a los que se puede incorpora el interesado de forma voluntaria. Estas organizaciones se parecen en cierta manera a sindicatos. Es de conocimiento general que la sindicación es muy popular en Suecia; al menos el 70 % de los empleados del país forman parte de algún sindicato.

Organizaciones como Swedish Association of Graduate Engineers y Swedish Association of Architects son ejemplos representativos. Su misión es la de servir a sus miembros ayuda en diversos aspectos de sus  profesiones tales como fomentar el prestigio y dar mayor visibilidad de sus profesiones ante la sociedad, defender sus intereses ante las administraciones públicas y empresas, cuidar de que los miembros ejerzan con los mejores estándares éticos y profesionales, cuidar de su formación y desarrollo, contribuir a que sus retribuciones sean las adecuadas y justas, colaborar en la búsqueda trabajo entre los miembros que lo necesiten, incentivar la cooperación entre miembros, etc.

Otra asociación a tener en cuenta entre profesionales independientes y empresas es la Swedish Federation of Consulting Engineers and Architects, que incluye 750 asociados, la mayoría relacionados con la construcción y la ingeniería, que engloban a unos 32.000 profesionales.

Login