Las condiciones de trabajo

Las condiciones de trabajo en Reino Unido

Información General

Cualquier nacional de un Estado miembro del Espacio Económico Europeo tiene derecho a iniciar una actividad laboral por cuenta propia o ajena en las mismas condiciones que un ciudadano británico. Asimismo, cualquier regulación de carácter laboral, convenio colectivo o acuerdo entre empresarios y trabajadores que regule el acceso al empleo, salario o cualquier otra condición de trabajo afectará de forma automática a los ciudadanos españoles que se encuentren trabajando o buscando trabajo en el Reino Unido. Es decir, en ningún caso estas condiciones podrán ser diferentes por motivo de nacionalidad.

 

Requisitos para trabajar

Los ciudadanos del Espacio Económico Europeo y Suiza tienen el derecho de residir y trabajar en el Reino Unido. Los familiares de estos ciudadanos también tienen derecho a residir y trabajar, al menos que sean ciudadanos de países fuera del EEE o Suiza, por lo que tendrán que solicitar un permiso de residencia para familiares de esta categoría. Derechos reconocidos: trabajar (por cuenta propia o ajena), establecer un negocio, administrar una empresa o establecer una filial.

Un principio básico de los Tratados Constitutivos de la Unión Europea es la libre circulación de trabajadores y, unido a él, el derecho a la igualdad de trato. Como consecuencia de estos principios, cualquier trabajador nacional de un Estado miembro tiene derecho a iniciar una actividad laboral por cuenta propia o ajena en las mismas condiciones que un ciudadano británico.

El ciudadano español que opte a un puesto de trabajo no necesita obtener ningún tipo de permiso o autorización administrativa previa, siendo solamente necesario que aporte su pasaporte o DNI en vigor, como acreditación de su condición de ciudadano de un estado miembro del EEE o de Suiza.

En el Reino Unido, todos los ciudadanos británicos o de otras nacionalidades que residan de forma permanente en el país reciben de oficio, al cumplir los 16 años, su número de seguridad social “National Insurance Number” (NIN). En el caso de ciudadanos de la Unión Europea que llegan al Reino Unido con objeto de ocupar un puesto de trabajo, dicho número solamente pueden solicitarlo cuando empiecen a trabajar o tengan una oferta firme de empleo. Sin en NIN no es posible trabajar.

Por tanto, si a la hora de optar a un puesto de trabajo el empresario pide el NIN debe indicarse esta circunstancia y solicitar un escrito de la empresa en el que se especifique la oferta de empleo para, con él, acudir Al JobCentre Plus que corresponda a su área de residencia y solicitar el número. En dicho centro se deberá presentar el pasaporte o DNI y alguna prueba que acredite residir en el país (recibo de teléfono, etc.). Después de formuladas algunas preguntas al demandante le emiten un NIN provisional, enviando posteriormente por correo el definitivo. Este número se deberá facilitar al empleador y también sirve para establecerse como autónomo.

 

Contratos de Trabajo

El contrato de trabajo está sujeto al Derecho Común (“Common Law”), que regula los requisitos para la elaboración del contrato, condiciones laborales, y las distintas formas en que los contratos pueden ser cambiados y rescindidos.

Asimismo, en la práctica el Derecho Común debe ser considerado junto con las normas estatutarias (“statutory rights”) que establecen una serie de derechos y obligaciones mínimos para empresarios y trabajadores, tales como los derechos al salario mínimo, la baja de maternidad o las vacaciones pagadas. Así, las normas básicas del Derecho Común para la elaboración del contrato se hallan sometidas al procedimiento legal establecido en la Ley de Derechos Laborales (“Employment Rights Act 1996”).

No existe obligación de que el contrato de trabajo esté plasmado por escrito, quedará fijado siempre que exista acuerdo sobre las condiciones básicas (salario, trabajo a desempeñar). No obstante, existe una obligación por parte del empleador de proporcionar por escrito al empleado una lista de los términos y condiciones que rigen su contrato, si éste la solicita, a partir de los dos meses de haber comenzado a trabajar.

La ley, el derecho pactado y la práctica vienen a cubrir las lagunas que surjan a través de la fórmula “implied terms” (condiciones implícitas). Se trata de una figura muy reconocida en la jurisprudencia, que ha establecido una serie de derechos obligaciones para ambas  partes, aunque no estén recogidas en el contrato.

 

Tipos de contrato

El mercado laboral en Reino Unido es muy flexible. No existe por tanto una lista numerus clausus de tipos de contratos, si bien se estos son algunos de los ejemplos más habituales:

    1. Contrato fijo “Permanent contract”: contrato de empleo permanente con la empresa.
    2. Tiempo fijo y determinado “Fixed term contract”: Sometidos a una contratación de duración fija y determinada, con una fecha de comienzo y otra de finalización.
    3. Contrato cero o sin horas determinadas “Zero contract” o “Key Time contract”: Los contratos cero son aquellos que no especifican el número de horas que va a tener que trabajar el empleado, que debe estar preparado para trabajar en el momento en que sea requerido. Los “key time contracts” son aquellos que garantizan horas de trabajo pero no fijan el número de horas semanales.
    4. Trabajador eventual “Casual worker”: Se caracteriza por la corta duración del empleo, de forma que se ofrece trabajo como y cuando haya disponible. La mayoría de los derechos estatutarios no son de aplicación debido a la falta de continuidad.
    5. Trabajador temporal “Seasonal worker”: para trabajadores que realizan una tarea específica o de temporada. A los efectos de su cobertura jurídica se asimila a los trabajadores eventuales. No suelen tener derecho a la prestación por enfermedad, vacaciones o período de las mismas pagadas ni a tiempo libre pagado.
    6. Contratación para obra o servicio determinado “Workers employed for a specific task”: Se trata de la contratación para una obra o servicio y cuya duración será la del tiempo  exigido para la realización de dicha actividad.
    7. Contrato de interinidad “Workers covering absence”: El empresario contrata a una persona durante la ausencia de un trabajador con derecho de reserva de puesto. El empresario debe informar por escrito de que el empleo terminará una vez que se reincorpore el trabajador sustituido.
    8. Contratación de trabajadores cedidos por agencias de empleo o por contratistas “Agency workers or workers supplied by a works contractor”: El trabajador cuyos servicios son cedidos no suele tener contrato ni con la agencia ni con el usuario. Este tipo se conoce también como “trabajadores temporales”.
    9. Contrato de aprendizaje “Contract of apprenticeship”: El empresario acuerda instruir y enseñar su profesión, negocio u oficio al aprendiz. Se considera un contrato de servicio por lo que el aprendiz no podrá reclamar las ventajas de dicho contrato a no ser que se firme un acuerdo por escrito entre ambas partes. Es normalmente por un periodo determinado de años o hasta que se consigan cierta cualificaciones.
    10. Contrato de trabajo compartido “Job-sharing” y dividido “Job-splitting”: La modalidad de trabajo compartido surge cuando dos o más trabajadores comparten entre sí un trabajo de jornada completa. Los trabajadores son responsables del trabajo en conjunto. En el caso de trabajo dividido, consiste en la división de un trabajo entre los trabajadores de forma que siempre está cubierto y, por tanto, no son responsables de manera conjunta.
    11. Contratación a tiempo parcial: En la normativa británica no existe definición de trabajo a tiempo parcial, aunque a efectos de estadística se entiende cuando se trabaja menos de 30 horas semanales. En los últimos años se está intentando equiparar el reconocimiento de derechos para trabajadores a tiempo parcial y completo

 

Seguridad Social

Las contribuciones a la Seguridad Social (National Insurance) en el Reino Unido están divididas en cuatro modalidades, que dependen del estatus del trabajador como empleado (por cuenta  ajena o propia) así como cuánto ganan.

    • Clase 1: Trabajadores por cuenta ajena. Corresponde a cualquier contrato, oral o escrito, entre empresario y empleado, en el cual aquél tiene derecho a dirigir el trabajo de su empleado. En esta modalidad, las contribuciones a la Seguridad Social se pagan tanto por empleado como por empleador. Sin embargo, aquellos empleados cuyo sueldo semanal está comprendido entre las 109 libras (Lower Earnings Limit, LEL) y 149 libras (Primary Threshold, PT) no tienen obligación de contribuir, ni sus empleadores tampoco. Existe además un UEL (Upper Earnings Limit), fijado en 797 libras semanales, a partir del cual se impone un pago adicional por las ganancias situadas por encima de dicha cantidad.
    • Clase 2: Obliga a toda persona que trabaje por cuenta propia (autónomos) en alguna actividad empresarial a una contribución base a la Seguridad Social. Se aplica un tipo único de 2,70 libras a la semana y la cantidad a pagar se devenga mensualmente o semestralmente. Sin embargo estarán exentos cuando:el trabajador sea menor de 16 años o supere la edad de  jubilación; cuando los ingresos anuales sean inferiores a 5.725 libras anuales (“small earnings limit”), aunque en este caso no se tendría derecho a pensión o prestaciones; cuando el trabajador se encuentre de baja por maternidad o enfermedad, o en general, en caso de incapacidad para trabajar. Esta cotización da derecho al reconocimiento de todas las prestaciones contributivas, excepto la de desempleo o "Jobseekers' allowance".
    • Clase 3: Es una contribución voluntaria que puede realizar cualquier persona que no realice un trabajo retribuido con el objetivo de beneficiarse de las prestaciones de la Seguridad Social. El tipo aplicable es de 13,55 libras semanales y esta prestación da derecho al reconocimiento de la pensión básica de jubilación.
    • Clase 4: Se trata de una aportación adicional para aquellos trabajadores por cuenta ajena si superan un determinado nivel de ingresos. Se requiere además una edad comprendida entre los 16 años y la edad de jubilación, y unos ingresos procedentes de una actividad empresarial o comercial. Se aplica un 9% sobre beneficios  entre 7.755 libras y 41.450 libras. No tributarán aquellas cantidades que queden por debajo del límite inferior. Se gravarán con un 2% adicional aquellos los beneficios que superan el límite superior.

 

Sistema de Asistencia Social

El Sistema de Asistencia Social Británico comprende el Sistema Nacional de Salud, los Servicios Sociales Personales y la Seguridad Social.

    • El Sistema Nacional de Salud depende directamente del gobierno central, y proporciona una amplia gama de servicios a todos los residentes en Reino Unido independientemente de su nivel de ingresos.
    • Los Servicios Personales tienen como objeto la asistencia a los colectivos marginados y más desfavorecidos. Son competencia de las autoridades locales, con la colaboración de organizaciones caritativas privadas.
    • La Seguridad Social tiene como objetivo el garantizar un nivel de vida básico a las personas con necesidades financieras mediante prestaciones económicas: prestación por desempleo o enfermedad, pensiones de viudedad, prestaciones por maternidad, por incapacidad o por accidente laboral, pensiones no contributivas, pensiones de jubilación, etc.

Existe un amplio documento elaborado por la Comisión Europea: “Your Social Security Rights in the United Kingdom”  

La fiscalidad de los extranjeros en el Reino Unido

Los españoles que se trasladen al Reino Unido con el objetivo de ocupar un puesto de trabajo, estarán sometidos a las mismas obligaciones fiscales que los ciudadanos británicos, con las especificidades que puedan venir impuestas por el Convenio Sobre Doble Imposición suscrito entre España y le Reino Unido. Se puede obtener información sobre el contenido de dicho Convenio en las oficinas de la Agencia Tributaria.

Trabajar como autónomo en Reino Unido

El autoempleo significa trabajar para uno mismo y ser su propio jefe. Esto puede significar no tener un ingreso regular especialmente en las primeras etapas y tener que autofinanciarse en diversos aspectos. Es probable que se necesite ayuda financiera y apoyo para iniciar el negocio, y se deberá ser consciente del cumplimiento de las normas fiscales y el pago de impuestos (IVA, etc.) como un trabajador por cuenta propia. Habrá que considerar cuestiones como nombres comerciales, licencias, pensiones, el empleo de otras personas, llevar una contabilidad del negocio, etc.

Se puede obtener asesoramiento acerca de cómo iniciar su propio negocio desde el sitio web gov.uk, o llamando a las siguientes líneas de ayuda:

Apoyo a las Empresas (Inglaterra) Línea de Ayuda

Teléfono: 0300 456 3565

Negocios Gales Línea de Ayuda

Teléfono: 0300 060 3000

Business Gateway (Escocia)

Teléfono: 0845 609 6611

Invertir Irlanda del Norte

Teléfono: 0800 181 4422

Todos profesionales autónomos deben registrarse en el HM Revenue and Customs (HMRC) a efectos fiscales y de seguros nacionales antes de empezar a trabajar en el Reino Unido. Se impone una multa de £ 100 si se hace la inscripción tarde. HMRC ha puesto en marcha una línea de teléfono de ayuda a los nuevos autónomo para estos propósitos: 0300 200 3504.

 

El autoempleo para jóvenes

El Prince´s Trust presta ayuda a jóvenes entre 18 y 30 años para abrir un negocio. En Escocia las edades son entre 18 y 25 años. Esta organización puede conceder préstamos, asesoría, ayuda para temas de márketing, etc.

Asimismo las Local Enterprise Agencies, a través de la National Enterprise Network ofrecen ayuda y asesoramiento gratuito para poner en marcha pequeños negocios.

 

Trabajar como Arquitecto Técnico en Reino Unido

En Reino Unido hay relativamente pocas profesiones que estén reguladas por la ley; generalmente se encuadran en áreas de formación, sanitarias y jurídicas: el resto no están reguladas por lo que cualquiera, en teoría, puede ejercerlas sin acreditar título alguno.

Reino Unido como miembro de la UE se encuentra acogido a la directiva europea 2005/36/CE. Para entender lo que ello significa es muy recomendable acceder al apartado “Homologación de títulos y reconocimientos profesionales”. Según esta directiva las titulaciones de profesiones reguladas obtenidas en un estado miembro de EEE o Suiza deberán ser aceptadas en otro estado miembro.

Las profesiones españolas de Aparejador e Ingeniero de Edificación no están reguladas según la directiva, por lo tanto tampoco lo están en Reino Unido. La profesión española de Arquitecto Técnico sí está regulada según la directiva pero no lo está (todavía) en Reino Unido.

De forma inversa, y a título de comentario, la profesión de “Chartered Architectural Technologist” sí está regulada en Reino Unido según la directiva, y sin embargo no está regulada todavía en España. Puede comprobarse entrando en esta página.

Esta profesión por las características de la misma se aproxima bastaste a la de Arquitecto Técnico de España, según puede comprobarse en esta página.

Hay profesiones en Reino Unido que incorporan las funciones correspondientes a dichas titulaciones españolas pero no las ejercen de la misma forma, ni con iguales responsabilidades ni con los mismos títulos académicos.

En línea con lo que venimos diciendo, ni en Reino Unido ni en otros países anglosajones se exige como norma general, como ocurre en España, la intervención de determinados profesionales para la firma de proyectos ni para la dirección de obras; de hecho para realizar las funciones englobadas en un Arquitecto Técnico puede teóricamente llevarlas a cabo cualquier profesional que acredite tener las competencias para hacer bien su trabajo en las tareas exigidas.

En España las profesiones reguladas como la de Arquitecto Técnico requieren un título académico legalmente protegido por ley para ejercer. Aunque, claro está, en Reino Unido y ciertos países anglosajones la empresa que contrata los servicios de un profesional, para realizar funciones como las anteriormente mencionadas, pudieran pedir garantías de competencia exigiendo al candidato que sea miembro certificado (“chartered”) por alguna de las asociaciones de acreditación profesionales de prestigio dentro del sector, en este caso construcción e inmobiliaria. Para ser admitido en dichas asociaciones se exigen determinados años de experiencia, títulos académicos y la superación de pruebas. Estas asociaciones sí están protegidas legalmente. Una asociación de gran prestigio en el Reino Unido y en casi 150 países del mundo es RICS (Royal Institution of Chartered Surveyors). (Ver más sobre Agencias de Certificación en el apartado “Agencias de Certificación Profesional”)

En resumen: el título no es necesario para ejercer la profesión pero el empleador puede pedir al profesional la pertenencia a una asociación de prestigio para ejercer.

Las funciones que en España realiza un Arquitecto Técnico, al tener dicha carrera un enfoque generalista y polivalente, engloba la dirección de obra, ejecución de obra, diseño de proyectos, tasaciones, valoraciones, presupuestos y mediciones, etc. Sin embargo en el mundo anglosajón las realizan profesionales que están mucho más especializados. A continuación indicamos algunas profesiones y su significado:

    • Construction Manager: Jefe de obra
    • Building Surveyor: Responsable de normativa de la edificación
    • Project Manager: Gestor, Jefe de proyecto
    • Quantity Suveyor: Mediciones y presupuestos. Experto en costes.
    • Facility Manager: Gestor de instalaciones
    • Building Technician: Ayudante del Jefe de Obra
    • Construction Contract Manager: Contratación de proveedores y subcontratas
    • Building Control: Control de la construcción
    • Architectural Technician y Architectural Technologist: las profesiones más cercanas a Arquitecto Técnico o Ingeniero de Edificación

Algunas las asociaciones u organizaciones profesionales, “Chartered Institutes” que acreditan la competencia de profesionales en el sector construcción son:

Login